Amigo recuerda en el pregón del Nazareno que “la hermandad es una vida, herencia y fe”

El cardenal emérito de Sevilla, el riosecano monseñor Amigo, ofrece un emotivo pregón en la Cofradía penitencial del Nazareno de Valladolid, donde ha pedido que la ciudad "reconozca sus pasos".

El cardenal emérito de Sevilla, monseñor Carlos Amigo, ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a la Pasión en la cofradía penitencial del Nazareno de Valladolid pronunciando un sentido pregón y que ha sido seguido por decenas de fieles que han abarrotado la céntrica iglesia.

 

Entre sus muchas reflexiones, el riosecano ha dicho que “la hermandad es una vida, una fe y una herencia” y no ha dudado en citar a Miguel Delibes para decir que “lo más importante de la Semana Santa de Valladolid es el silencio”. En este caso, monseñor Amigo también ha dicho que “la imagen es la voz, pero solamente Cristo es la palabra”.

 

También ha tenido palabras para la ciudad de Valladolid pidiendo que “reconozca los pasos de nuestros cofrades, que son los paso del mismo Nazareno”. Amigo también ha tenido un emocionado recuerdo para la Semana Santa de su localidad natal Medina de Rioseco: “Es canela fina” y ha puesto como ejemplo de la fe heredada el monumento al cofrade que existe en la ciudad riosecana, junto al Museo de Semana Santa

 

El acto ha contado con la actuación del Coro Ánimus Vocal.