Álvaro Rubio sale del Real Valladolid para seguir jugando

El riojano se despidió en rueda de prensa en la mañana de este martes y explicó cómo ha sido todo este tiempo hasta el anuncio de su marcha.

Con cara triste, Álvaro Rubio llegó al Estadio José Zorrilla minutos antes de la hora prevista para su comparecencia. El riojano se encontraba a la espera de conocer la decisión de Paco Herrera, para saber si contaba con él o no, y el técnico se la comunicó el pasado 26 de julio. "Me dijo que lo sentía muchísimo, pero que sería el séptimo centrocampista", señaló.

 

Así, Rubio deja el Real Valladolid después de que hayan pasado diez años de su llegada. El gran número de jugadores en la medular le dejaba sin muchas opciones de participar. Por ello, pidió al entrenador sinceridad a la hora de tomar la decisión, algo que se produjo y agradeció. Pero reconoció que todo se había alargado "más de lo esperado".

 

Aunque matizó que no solo era cosa de Paco Herrera, sino también del director deportivo, Braulio Vázquez. Y es que el que más convencido parecía de su continuidad era el presidente Carlos Suárez, quien le notificó su intención. "Al terminar la temporada me llamó y me dijo que quería que siguiera", apuntó el riojano.

 

Pero el centrocampista puso una condición: tener participación durante el curso. Algo que no iba a suceder y lo que le ha llevado a abandonar la entidad blanquivioleta, ya que su intención es seguir jugando. Lo tendrá que hacer lejos de Zorrilla, la casa que le ha visto hacerse un hombre.

 

Porque el medio tampoco quiere dañar al equipo, sino ayudarle. "Si no se puede, no se puede", dijo. Es por ello que tuvo muy en cuenta el aspecto económico a la hora de tomar la decisión. "No quiero estar por estar, y más si me tengo que llevar el presupuesto", expresó un capitán que seguirá siendo un ejemplo sin brazalete.

 

FOTO: ANDRÉS DOMINGO

Noticias relacionadas