Álvaro de Arriba, plata y una buena marca en el Campeonato de España de atletismo

Álvaro De Arriba, en el centro de la imagen

El atleta salmantino revalidó su puesto del año pasado: solo se le resistió el récordman nacional y pentacampeón Kevin López. De Arriba paró el crono por debajo de 1.48 tras una gran remontada en los 200 últimos metros y una imponente recta final.

El atleta salmantino Álvaro de Arriba ha vuelto a hacerse con la medalla de plata de los 800 metros en el Campeonato de España y confirma que es uno de los mediofondistas más prometedores del atletismo nacional, y figura de un atletismo salmantino glorioso en otros tiempos y falto de algún referente. De Arriba repite el puesto que, contra todo pronóstico, logró el año pasado, pero el resultado es satisfactorio porque solo se le escapó un Kevin López que ha ganado cinco de los últimos seis títulos y que vuelve por sus fueros, los que le permitieron batir el récord de España.

 

De Arriba llegaba a la final como uno de los hombres a tener en cuenta, lo que es mucho decir cuando en la lista de salida están el citado López, Luis Alberto Marco y Antonio Reina, cinco veces campeón de España y un talento de los que ha marcado una época, y que parece de nuevo listo para volver a dar su nivel. La carrera fue bastante táctica y el control lo ejerció Kevin López que, tras una arrancada fulgurante del pelotón, fue quien decidió ponerse al frente y marcar el ritmo que quería. De Arriba y Reina circularon siempre en los últimos puestos.

 

López fue incrementando el ritmo para evitar movimientos y lanzó su ataque en la última curva. Ahí tomó posiciones De Arriba, que salió a la calle tres para ganar posiciones y fue cazando a todos sus rivales. Pero cuando alcanzó a David Palacio y se puso segundo ya no había metros para culminar la remontada y a pesar de haber protagonizado una recta fabulosa el mediofondista salmantino no logró alcanzar a Kevin López. Por detrás siguió sus pasos Antonio Reina que hizo una recta final todavía mejor que la del salmantino, pero que se quedó fuera del podio por una milésima. Saúl Ordóñez, del Atlético Salamanca, también corrió la final de los 800 metros y finalizó en la quinta posición con 1.48:22.

 

De Arriba paró el crono en 1.47:84, una carrera más por debajo de 1.48, en la línea de lo que ha repetido varias veces ya o como el 1.47:49 que es su marca de esta temporada. Pero insuficiente para conseguir pasaporte directo para el Mundial de Pekín. Según el reglamento de la RFEA tiene la mitad del trabajo hecho, porque se selecciona a los dos primeros... siempre y cuando hagan la mínima: esta es de 1.46 y solo la tiene Kevin López. Otra opción es que queden plazas sin cubrir cuando la IAAF haga su primera lísta el próximo día 10 de agosto.