Alumnos de dos centros escolares de Valladolid ya van solos al colegio

Se trata del proyecto 'Caminos Escolares Seguros' que de forma experimental se ha implementado en los colegios García Quintana y Miguel de Cervantes de la capital.

Dos colegios inician este martes y miércoles en Valladolid el proyecto 'Caminos Escolares Seguros' para ir solos al colegio desde unos determinados puntos de encuentro, de manera que aumente su autonomía.

 

En concreto, este martes han puesto en marcha el proyecto escolares de Primaria del Colegio García Quintana y este miércoles lo harán alumnos del Miguel de Cervantes, ubicado en la calle Arca Real.

 

Otros objetivos que se persiguen con la iniciativa son reducir el sedentarismo con espacios adecuados para ir caminando, que los niños se sientan participes activos dentro de su ciudad, con sus derechos e incluso sus obligaciones, así la valorarán y la cuidarán, han informado a Europa Press fuentes de la Policía Municipal.

 

También se trata de fortalecer la confianza social, a través del compromiso de asociaciones, redes de vecinos y comerciantes, para que velen por el bienestar de los escolares cuando estén en el espacio público. Además, los niños al no ir acompañados de adultos vuelven a responsabilizarse de su propia de su propia seguridad vial.

 

FASE EXPERIMENTAL

 

Este proyecto comenzó a fraguarse el pasado mes de octubre con padres, comunidad educativa, técnicos de movilidad y Policía Municipal, y ahora ve la luz de modo experimental en dos centros de la ciudad.

 

Para estos dos centros se han previsto tres itinerarios seguros y otros tantos puntos de encuentro, donde los escolares acudirán solos o acompañados y tras reunirse con sus compañeros se dirigirán al colegio.

 

En un principio y mientras sea necesario acompañados por un agente de la Policía Municipal.

 

Además, se ha contemplado la figura del "comerciante amigo", ya que en esta fase también se involucrarán a los establecimientos de la zona con el fin de que ellos conozcan de primera mano el proyecto y se hagan partícipes del mismo de manera que ejerzan un control social sano sobre la seguridad de la zona.