Altamira mantendrá abierta su puerta a los visitantes

Bisontes de la cueva de Altamira

El Patronato de Altamira ha acordado continuar con las visitas experimentales después de Semana Santa. 

El Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira ha aprobado este jueves continuar con las visitas experimentales a la cueva enmarcadas en el Plan de Conservación Preventiva, unas entradas "controladas y limitadas" a dos guías y cinco personas un día a la semana y que se retomarán después de Semana Santa.

 

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, así lo han anunciado en la rueda de prensa posterior a la reunión del pleno del Patronato, que ha tomado esta decisión a propuesta de la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación y una vez que los estudios científicos realizados en los dos últimos años han constatado que "la presencia humana no es significativa" para la conservación de la cavidad.

 

Estos mismos estudios han concluido que el factor principal que afecta a la integridad de las pinturas de Altamira es "la pérdida de pigmento por lavado", debido a la infiltración de agua y a los posibles aportes de condensación que de manera natural se desarrollan en el cavidad. Por este motivo, Diego ha indicado que se ha decidido que, en los sucesivo, el Plan de Conservación intensifique el estudio de este aspecto.

 

Asimismo, se ha decidido que se mantengan los "controles continuos" de seguimiento de la cueva, que incluyen el análisis de las condiciones ambientales y microbiológicas, en especial durante la realización de las visitas experimentales. En este punto, el presidente de Cantabria ha asegurado que estas visitas "están sujetas al mantenimiento de las condiciones de estabilidad de la cueva, pudiendo suspenderse si éstas se alteran".