Alonso: "He gastado una de las vidas que me quedaban"

Alonso INSTRAGRAM FERNANDO ALONSO

El campeón del mundo achacó lo ocurrido a la poca distancia de seguridad que estaba manteniendo con el mexicano Esteban Gutiérrez durante el momento del incidente.

"Soy consciente de que hoy he gastado una de las vidas que me quedaban. Quiero dar las gracias a McLaren y a la FIA por la seguridad actual de los monoplazas. A mis compañeros y a los aficionados por la preocupación mostrada y apoyo incondicional. Ahora a recuperarse y pensar en Baréin, y subirme al coche para conseguir los primeros puntos", señaló el piloto en su perfil oficial de Instagram una vez pasado el gran susto.

 

Sin embargo, el asturiano reconoció estar aún en proceso de asimilación de todo lo ocurrido. "Estoy poniendo un poco todo en su sitio después de las vueltas. La verdad es que estoy bien, un poco decepcionado por no haber terminado la carrera, por no poder acabar con algún punto, también seguramente el destrozo del coche es grande, habremos perdido una unidad de potencia, pondremos ya la segunda rápidamente", explicó previamente el asturiano ante los medios de comunicación.

 

"Quitando esa frustración inicial, contento de poder estar aquí hablando con vosotros. Al final, cuando vas a 300 y pico, siempre te juegas la vida. Si en una de esas vueltas, coincide mal el golpe, igual tienes un problema serio, así que agradecido y con ganas de que pase este fin de semana", prosiguió.

 

Además, el campeón del mundo achacó lo ocurrido a la poca distancia de seguridad que estaba manteniendo con el mexicano Esteban Gutiérrez durante el momento del incidente. "Es difícil saber lo que ha pasado, íbamos muy juntos, muy pegados, cogí el rebufo todo lo que pude, iba muy cerca de él. Seguramente movimientos tan fuertes y tan cerca de la frenada siempre son un peligro y seguramente tan cerca de él, no me dejó ver también en qué sitio estaba el punto de frenada, perdí seguramente la referencia de eso, frené demasiado tarde y me lo llevé un poco por delante.

 

"Es difícil, cuando estás tan cerca, puede pasar eso, es una pena después de un buen fin de semana no poder acabarlo con algún punto", continuó.

 

Para terminar, Alonso quiso restar importancia a este hecho, y aseguró sentirse "muy afortunado". "Me duele un poco todo porque yo creo que se mueve todo en el cuerpo por dentro cuando vas a esas velocidades, un poco la rodilla, mañana me dolerá un poco más, además de eso, todo perfecto y, como digo, muy afortunado. No eres consciente exactamente de en qué lugar estás. Simplemente estás volando, ves el cielo, el suelo, el cielo, el suelo y no lo sabes. Cuando paré vi un pequeño espacio para salir del coche y salí rápido para hacerle ver a la gente en casa, que estaba preocupada, que estaba bien", explicó.

 

"Luego no sabía en qué lugar estaba porque estaba demasiado lejos de la pista. Dije que me moví demasiado volando. Todo pareció ocurrir más lento de lo que parecía desde fuera. Quieres parar y no para, sigue, sigue y sigue. Es bastante escalofriante", puntualizó.