Alonso gana su batalla pero Vettel triunfa en la guerra

Es ya la tercera carrera consecutiva en la que se repite la misma escena, Vettel escuchando el himno alemán y Alonso a su derecha, segundo, el primero de los mortales.

El piloto alemán Sebastian Vettel (Red Bull) ha logrado este domingo la victoria en el Gran Premio de Singapur por delante del español Fernando Alonso (Ferrari), que partía séptimo, pero que gracias a una gran salida y a una buena decisión táctica de su escudería ha concluido segundo, insuficiente para recortar puntos al líder del Mundial.

 

Es ya la tercera carrera consecutiva en la que se repite la misma escena, Vettel escuchando el himno alemán y Alonso a su derecha, segundo, el primero de los mortales. Porque el teutón no compite contra el resto, compite él solo. Este domingo se mantuvo las 61 vueltas del Gran Premio primero, y acabó sacando más de 32 segundos al español, a pesar de que esta vez la estrategia de Ferrari fue superior a la de Red Bull.

 

Es quizás lo más frustrante para el 'Cavallino Rampante', que el día que los italianos aciertan con su táctica, Vettel le saca más de medio minuto a Alonso. Porque en Singapur, tras la salida del 'safety car' en la vuelta 25 a causa de un accidente del australiano Daniel Ricciardo (Toro Rosso), Ferrari optó por realizar su segunda y última parada en la vuelta 25, donde puso neumáticos duros al coche del asturiano.

 

Vettel se mantuvo en pista y arriesgó, ya que desde ese momento necesitó sacar más de 27 segundos a sus perseguidores para realizar su última parada con la tranquilidad de salir de nuevo en primera posición, y lo hizo.

 

El alemán aventajó en más de treinta segundos a Alonso en las 14 vueltas que tardó en pasar por boxes a realizar su segunda parada. Salió en primer lugar y se dio un paseo triunfal hasta que finalizó el Gran Premio. El fin de semana de Vettel ha sido para enmarcar, logró la 'pole' el sábado y  el triunfo el domingo, algo que por otro lado ya viene siendo habitual.

 

En cuanto a Alonso, el español volvió a realizar una carrera impecable y demostró una vez más que es el piloto de toda la parrilla que mejor sale. Hoy partía séptimo y al llegar a la segunda curva ya se encontraba tercero. A partir de ahí, su carrera fue perfecta, no cometió ningún error; su problema: que su principal rival cuenta con un coche que le ha ayudado a sacar hasta más de dos segundos por vuelta.

 

Mención especial merece el hombre que completó el podio de esta decimotercera prueba del Mundial, el finlandes Kimi Raikkonen (Lotus). El próximo compañero de Alonso salía desde la decimotercera posición y en una carrera en la que fue de menos a más acabó tercero, adelantando al británico Jenson Button (McLaren) con una gran maniobra a falta de 6 vueltas. Todo esto en un fin de semana en el que los problemas de espalda le mermaron físicamente.

 

De esta forma, tras la séptima victoria de Vettel, el Mundial se le complica mucho al español. Son ya sesenta los puntos que el alemán le saca a Alonso, y la sensación de que por muy bien que hagan todo Ferrari y su piloto, lo máximo que pueden lograr es ser segundos. Aun así, faltan seis pruebas en las que seguro que intentaran presionar al piloto de Red Bull para arrebatarle un Campeonato del Mundo que a estas alturas parece visto para sentencia.