Alonso acusa a Gobierno vasco y PNV de "buscar la equidistancia" para "blanquear a quienes quieren tener como socio"

Homenaje a Miguel Ángel Blanco
Mari Mar Blanco cree "increíble" que para el PNV "tengan prioridad los derechos de los presos a las reclamaciones justas" de víctimas


ERMUA (VIZCAYA), 12 (EUROPA PRESS)

El ministro de Sanidad en funciones y presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha acusado al Gobierno vasco y al PNV de "buscar una equidistancia que justifique" a ETA para "blanquear a quienes quieren tener como socio preferente" en las instituciones vascas. En este sentido, ha defendido la necesidad de construir "una memoria real y activa para el futuro".

Alonso se ha pronunciado de este modo durante el acto de homenaje que el PP vasco ha tributado este martes en la localidad vizcaína de Ermua a Miguel Ángel Blanco, el edil del PP secuestrado y asesinado por ETA hace 19 años. El homenaje, con una ofrenda floral y un minuto de silencio, se ha realizado al monumento dedicado a las víctimas del terrorismo en el parque San Pelayo con la presencia de numerosos dirigentes del Partido Popular, junto a familiares de Miguel Ángel Blanco como su hermana, Mari Mar Blanco.

Entre otros, han estado presentes, además del ministro y presidente del PP vasco, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, el presidente del PP en Vizcaya, Antón Damborenea, o la presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Jurado.

Durante su intervención en el homenaje, Alfonso Alonso ha recordado el denominado "espíritu de Ermua" que se generó con el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, que hizo que la sociedad vasca "se atreviera contra ETA y rompió su miedo" para salir a la calle y "arrinconar a los amigos de los terroristas".

También ha rememorado "lo que pasó después" con "la tregua trampa de ETA, los asesinatos, el desafío a las instituciones" y cómo fue posible "la derrota del terrorismo con la fuerza del estado de derecho y con la determinación política". No obstante, ha advertido de que "esto no va a terminar hasta que ETA esté definitivamente disuelta y se asiente en el País Vasco una memoria real y cierta de lo sucedido".

En esta línea, ha compartido con Mari Mar Blanco su "honda preocupación" por el hecho de que "miles de jóvenes no sepan quién era Miguel Ángel Blanco, qué es lo que ocurrió", y ha incidido en que "estamos obligados a que reciban el mensaje" y construir "una memoria activa para el futuro y real" porque "el futuro de la convivencia depende del relato que escribamos" sobre lo ocurrido.

El presidente del PP vasco ha criticado, en esta línea, la actuación en los últimos años del Gobierno vasco y del PNV en "la búsqueda de una equidistancia que justifique la propia existencia de ETA y su actividad criminal, con la búsqueda de un argumento que pueda blanquear a quienes quieren tener como socio preferente para tantos acuerdos y tantas decisiones en el Gobierno vasco y de otras instituciones del País Vasco", en referencia a EH Bildu.

De este modo, ha remarcado que "no se puede mantener una posición neutral". "Tienen que trabajar por construir esa memoria y trasladarla a las nuevas generaciones", ha pedido Alfonso Alonso, que ha lamentado que "algunos quieren pasar página" y "otros quieren emborronar las páginas de nuestra historia y falsear todo lo que ocurrió durante tantos años en nuestra tierra".

"Nosotros vamos a defender a las víctimas, a explicar de qué tipo de agresión fue objeto la sociedad vasca durante tanto tiempo por quienes querían imponer un modelo totalitario y cuáles tienen que ser verdaderamente las raíces de la construcción de la convivencia del País Vasco en el futuro desde la libertad, desde el ejemplo de la dignidad, el coraje, la valentía democrática de las víctimas del terrorismo, en el ejemplo y el símbolo que para todos representa Miguel Ángel Blanco", ha insistido.

El dirigente del PP vasco ha advertido de que, "cuando se busca construir un contexto en el que la violencia encuentra justificación, en el que se nos cuenta que hay un conflicto donde se expresan distintas violencias, ese contexto que genera un marco de justificación para blanquear la posición de quienes siempre aplaudieron los crímenes, colaboraron con ellos y todavía hoy se niegan a condenar los asesinatos de ETA y el propio asesinato de Miguel Ángel Blanco, se está abriendo la puerta a que exista un contexto de justificación de la violencia en el futuro".

LA BATALLA DE LA MEMORIA

Por su parte, Mari Mar Blanco ha lamentado que algunos de los que manifestaron que Miguel Ángel Blanco "era un símbolo de unidad, de libertad y de dignidad", ahora se están "alineando con aquellos que, cuando mi hermano fue secuestrado y recibió esos dos tiros en la nuca, para ellos era un día feliz, un día normal, en la playa de Zarautz" como Arnaldo Otegi u "otros muchos más".

"Me duele ver cómo muchos trabajan por la equidistancia y ambigüedad, a pesar de esas palabras del lehendakari Ardanza cuando decía que lo pagarían no solo los asesinos, sino los cómplices", ha apuntado.

En esta línea, ha criticado que "aquellos que aplaudían el asesinato de mi hermano" representan para agentes políticos y sociales como Podemos "hombres de paz".

"Ahora que hemos conseguido derrotar a ETA, nos queda otra batalla, la de la memoria, del relato, de la verdad de lo que hemos sufrido y padecido", ha defendido Mari Mar Blanco, que ha insistido en que "la historia tiene que estar escrita con víctimas y verdugos, con vencedores y vencidos..."

Asimismo, ha reclamado "unidad" para conseguir la disolución incondicional de ETA, así como para que "la verdad gane a la mentira, para que ese relato de la verdad, memoria, dignidad y justicia se imponga a ese relato justificativo de conflicto y bandos enfrentados".

De este modo, ha considerado "increíble" que, "cuando hay más de 300 casos de asesinatos sin sentencia judicial, estamos todavía trabajando para conseguir la disolución incondicional de ETA, la entrega de las armas, la petición de perdón, para imponer el relato de la verdad, memoria, dignidad y justicia, para el PNV tengan prioridad los derechos de los presos a las reclamaciones justas que hacemos las víctimas del terrorismo y, con ellos, la inmensa mayoría de los vascos y también de los españoles".

"Me dolió muchísimo que primaran los derechos de los presos frente a los derechos de las víctimas", ha reconocido. En la misma línea, el presidente del PP en Vizcaya, Antón Damborenea, ha criticado que "la principal reivindicación" del lehendakari, Iñigo Urkullu, sea el acercamiento de los presos que "no renuncian a la banda terrorista, no se arrepienten de los crímenes cometidos y no están ayudando a hacer justicia a esa más de 300 víctimas del terrorismo".