Alfredo Vela Zancada, la voz que alerta del futuro que ha venido para quedarse

Alfredo Vela Zancada.

El consultor y formador de Valladolid reflexiona en una entrevista en La Vanguardia: “No estar en las redes es un lujo que una empresa no puede permitirse”. 


 

Alfredo Vela Zancada desgrana en La Vanguardia el futuro que nos llega. Perdón, el presente porque está aquí, ha venido para quedarse y, a su juicio, quien no sepa interpretarlo estará muy alejado de la realidad que se impone. Vallisoletano y poco profeta en su tierra, muy a su pesar. Técnico en informática de gestión, es un reconocido formador y consultor que ha realizado trabajos para importantes empresas y organismos. Su perfil de twitter (@alfredovela) cuenta con casi 126.000 seguidores y está al frente de Social Media TIC’s and Training, empresa que dispone de 5 áreas: comunicación, formación, social media, marketing digital e infografías. En su blog personal se encuentran las referencias de su trayectoria y es autor de #ElLibrodeTwitter.

 

Con estas credenciales es imposible pasar por alto las reflexiones que recoge La Vanguardia. ¿Cómo van a cambiar el panorama laboral y social la robotización, el internet de las cosas, el Big Data..?, le preguntan en dicha entrevista.  "Ésta será mucho más profunda que las anteriores revoluciones industriales, y en menos de diez años hará cambiar el mercado laboral (y social) de manera radical. En la historia ya hemos vivido revoluciones tecnológicas, lo que diferencia a la digital es la velocidad a la que se produce el cambio; nos ha cogido desprevenidos y muy inmersos en el estado del bienestar y nos está costando digerirlo. Pero en Europa nos vamos a tener que “poner la pilas” ya que la globalización nos empuja, de lo contrario perderemos liderazgo social y tecnológico en beneficio de otras zonas geográficas como Asia".

 

Alfredo Vela habla también de los diferentes enfoques que sufrirá el mundo laboral, empezando por la prioridad de mantener empleo para todos. "Si lo entendemos como tenerlo ocho horas diarias, los estudios e indicios apuntan a que no. La automatización de muchos empleos, como trabajos manufactureros, teleoperadores, conductores de vehículos de transporte... nos va a llevar a cifras de paro estructural del 20% o superiores. Habrá que cambiar el modelo actual de trabajo, y un ejemplo es Suecia, donde ya experimentan con una jornada laboral de seis horas".

 

Para este reconocido especialista, las empresas no pueden permitirse evadir las redes sociales. "La evolución que se observa nos conduce a pensar de ese modo. Hoy, la mayoría de las personas y empresas cuando buscan algo lo hacen en la red, y si no estamos no nos van a encontrar. Las redes sociales son una de las partes más importantes de internet; no estar en ellas es un lujo que no nos podemos permitir. Pero hoy no basta con estar, hay que tener una presencia activa que responda a una estrategia. Muchos profesionales piensan que su presencia en redes debe centrarse en las profesionales, como LinkedIn o beBee, pero esto no es así, hay que utilizar las redes que mejor nos convengan. Facebook y Twitter son obligatorias para la mayoría de profesionales".

 

Por supuesto, para Alfredo Vela Zancada, Twitter es una herramienta indispendable; un canal fundamental en cualquier planificación estratégica. "Twitter es la única red social viral que existe, y por lo tanto es imprescindible en cualquier estrategia de presencia digital. Además, es la red que mejor se presta para la atención al cliente, y ya se están consiguiendo mejores resultados con ésta que con los canales tradicionales. A su vez, es la que mejor permite medir el pulso a lo que se está diciendo de la empresa y permite hacer un seguimiento del sector al que pertenecemos y de nuestra competencia de una manera muy sencilla y efectiva".

 

Por último, como conocedor del terreno que pisa, Vela Zancada lanza un mensaje a la clase política que todavía no ha sabido entender los tiempos actuales y su influencia en el mundo del trabajo. "Los cambios en el mercado laboral son buenos, aunque nos tenemos que adaptar a ellos todavía. Donde no soy tan optimista es con los dirigentes políticos que nos gobiernan, que en mi punto de vista están muy desenfocados con esta nueva realidad; quizás los ciudadanos debamos implicarnos más en hacerles ver que el camino que llevan en la actualidad no es el adecuado".