Alfredo Pérez Rubalcaba tira la toalla

Alfredo Pérez Rubalcaba

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha acordado en la reunión celebrada esta mañana convocar un congreso extraordinario para los próximos días 19 y 20 de julio con el objetivo de elegir a una nueva dirección. Rubalcaba no se presentará en las primarias. 

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, asumió la responsabilidad por la derrota electoral en las elecciones europeas celebradas en el día de ayer, convocando un congreso extraordinario para los días 19 y 20 de julio, del que surgirá una nueva dirección política.

 

Así lo ha anunciado Rubalcaba en una rueda de prensa en Ferraz, en la que ha explicado que continuará al frente del partido y como líder de la oposición hasta que haya un nuevo secretario general. Además, ha expresado su convencimiento de que deben mantenerse las primarias abiertas para elegir al próximo candidato a la Presidencia del Gobierno.

 

Según ha dicho, su decisión de convocar un congreso parte de su voluntad de "asumir la responsabilidad política de un resultado electoral malo". Tras esta derrota, ha dicho, "esta dirección no debe ser quien organice las primarias abiertas", cuyo calendario estará ya en manos de la nueva Ejecutiva.

 

Rubalcaba ha explicado que si ha decidido que convocar un Congreso y no adelantar las primarias nacionales que se habían fijado para noviembre es porque considera que es "lo mejor" para el partido, por "la asunción de responsabilidad" ante estos "malos resultados".

 

El secretario general no ha querido desvelar el contenido del debate en la Ejecutiva Federal de este lunes, pero sí ha recalcado que la decisión de convocar un cónclave extraordinario ha sido suya. "Ha sido mía, mía y mía", ha remachado.

 

Además, ha desvelado que había decidido hace meses que no se presentaría a las primarias abiertas y no ha querido pronunciarse sobre cuál será su futuro una vez deje la Secretaría General del PSOE, para la que fue elegido en febrero de 2012.

 

Rubalcaba ha explicado que cuando asumió esta responsabilidad era consciente de que había que "recuperar la confianza" de los ciudadanos, una tarea difícil que "cuesta mucho tiempo" y que encararon con un nuevo proyecto político "renovado profundamente", que ha reconocido que "no ha calado todavía", aunque ha afirmado que "calará".

 

Rubalcaba ha insistido en que los socialistas deben "recuperar la confianza política" de los ciudadanos y ha señalado que esto pasa por "cambiar las formas de hacer política dentro del partido y de relacionarse el partido con los ciudadanos".

 

Según ha indicado, este proceso que ya se está llevando a cabo debe culminar en las primarias abiertas que, en su opinión, "deben mantenerse" porque son "el final de un proceso de apertura del partido a los ciudadanos", aunque el calendario se haya visto "alterado" por la derrota en las europeas.

 

Rubalcaba ha justificado estos cambios en la 'hoja de ruta' porque la derrota "tiene unos responsables". "La responsabilidad es de la dirección y singularmente del secretario general", ha dicho, para después insistir en que "debe ser una nueva dirección la que continúe estos trabajos".

 

HACER LAS PRIMARIAS ANTES IBA A "CREAR MUCHO RUIDO"

 

Dicho esto, ha insistido en que ha actuado "en cada momento" pensando en "lo que era mejor para el PSOE", con independencia de sus intereses y "aspiraciones personales". Así, preguntado acerca de por qué no se adelantaron las primarias, ha señalado que consideró que lanzar un proceso de primarias "antes de tiempo" iba a "crear mucho ruido en el partido" y hubiera "impedido que la gente trabaje en lo que tenga que trabajar". "No era bueno", ha defendido.

 

Y por eso, ha admitido, se "resistía como gato panza arriba a hablar de primarias", aunque había decidido "hace tiempo" que no se iba a presentar, una decisión que, según ha dicho, conocían su número dos, Elena Valenciano, el secretario de Organización, Óscar López, y el expresidente del Gobierno Felipe González.

 

Según ha explicado, hubiera sido "contradictorio" llamar a trabajar en la conferencia política primero y en las eleccionies europeas después mientras se entraba en el asunto de las primarias. "Ésa ha sido la lógica de mi silencio, que ha sido atronador", ha admitido.

 

Ahora, ha asegurado, aunque tiene una "forma colegiada" de dirigir el partido y ha "escuchado" a todos, la decisión también ha sido suya. "He tomado mi decisión, es mi responsabilidad", ha insistido, para después agradecer el "apoyo unánime" que, según ha dicho, ha tenido en la Ejecutiva. Aunque en la rueda de prensa sólo ha estado acompañado por Valenciano, ha asegurado que se siente "perfectamente acompañado" y ha indicado que no le hubiera sido difícil "llenar" la sala de prensa con sus compañeros.

 

ESPAÑA VIVE UNA "CRISIS POLÍTICA"

 

Rubalcaba ha defendido que el resultado de estos comicios son "el reflejo de una crisis política que vive el país", aunque ha recalcado que esta explicación "no es una disculpa" y ha defendido que la prueba de que no buscan excusas es que van a ir a un congreso extraordinario.

 

Pero, dicho esto, ha insistido en que los dos grandes partidos  --que sólo se parecen en que han gobernado España en democracia y "nada más"-- han sufrido "un descenso espectacular". Y por lo que se refiere al PSOE ha admitido que "es evidente que algo no se ha hecho bien" y ha insistido en que "la nueva dirección" debe continuar y completar el proyecto que ahora tiene "a medias".

 

Asimismo, Rubalcaba ha avisado este lunes al PP de que "haría mal" si "no leyera los resultados de fondo" de las elecciones europeas del domingo y le ha pedido que asuma que hay una "crisis política" que afecta a los dos grandes partidos que representan, a su juicio, "el corazón del sistema político", y que está siendo cuestionado por los ciudadanos.

Noticias relacionadas