Actualizado 23:39 CET Versión escritorio
Valladolid

Alfredo Conde Cid, con su obra 'Beato', Premio de Novela 'Ateneo-Ciudad de Valladolid'

El autor de 'Beato' ha acogido con entusiasmo un premio que, como así ha resaltado, es para "escritores escritores", frente a otros destinados a "fugaces estrellas mediáticas".

Publicado el 10.09.2015

El escritor gallego Alfredo Conde Cid ha sido galardonado con el Premio de Novela 'Ateneo-Ciudad de Valladolid', el segundo más longevo en el panorama de las letras españolas y que el elegido, en la 62 edición del certamen, se ha llevado por la obra 'Beato'.

 

Dicha novela, bajo el pseudónimo 'Mandatopus', había quedado como finalista junto a las también aspirantes 'Segunda vida del monstruo', 'El cobarde sentimental' y 'El hombre que hablaba con Van Gogh', si bien el jurado se ha decantado finalmente por ella, tal y como ha anunciado la periodista y secretaria del jurado, Maria Aurora Viloria, durante un acto desarrollado en el Ayuntamiento de Valladolid en presencia del alcalde, Óscar Puente; la concejal de Cultura, Ana Redondo, y el presidente del Ateneo de Valladolid, César Almuiña.

 

Ha sido precisamente el primer edil vallisoletano el encargado de desvelar el nombre del autor de la novela premiada e incluso de llamarle personalmente por teléfono, noticia que Alfredo Conde Cid, con una larga trayectoria como novelista y columnista ha recibido, a sus 70 años, mientras trabajaba en su Casa da Pedra Aguda, en las inmediaciones de Santiago de Compostela, donde está dedicado íntegramente a su oficio de escritor.

 

Organizado por el Ateneo de Valladolid, en colaboración con el Ayuntamiento de la capital, el premio de Novela, en su 62 edición, está dotado con 20.000 euros que le serán entregados al galardonado en un acto que tendrá el próximo día 17 de septiembre.

 

PREMIO PARA "ESCRITORES ESCRITORES"

 

El autor de 'Beato', en declaraciones a Europa Press, ha acogido con entusiasmo un premio que, como así ha resaltado, es para "escritores escritores", frente a otros destinados a "fugaces estrellas mediáticas" y que tras el Premio Nadal, que ya recibió en 1991, es el más antiguo de la literatura española.

 

"Es el que me faltaba y me llega a muy buena edad para demostrarme que aún sigo vivo, aunque lejos del mundanal ruido refugiado en mi casa desde hace cinco años, a raíz de abandonar la vida política", ha subrayado Conde Cid con ironía, la misma que ha utilizado al recordar precisamente su pasado desde el punto de vista político. "Estoy curado de todo eso", ha espetado.