Alemania, un gigante en busca de acabar con la sequía

La selección alemana, un grupo superpotente en todas las líneas que aspira al título

La selección alemana tratará de acabar en Brasil con una sequía de 24 años sin levantar la Copa del Mundo, y será el principal aspirante para arrebatarle la corona de campeón a España, con permiso de la anfitriona

 

FICHA TÉCNICA

 

Participaciones en Mundiales: Dieciocho (1934, 1938, 1954, 1958, 1962, 1966, 1970, 1974, 1978, 1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002, 2006, 2010 y 2014).

Títulos: Tres (1954, 1974 y 1990).

Mejor resultado: Campeona (1954, 1974 y 1990).

Palmarés: Tres Copas del Mundo (1954, 1974 y 1990) y tres Eurocopas (1972, 1980 y 1996).

Cómo se clasificó: Primera del Grupo C de la zona europea.

Calendario fase de grupos

16/06: 18.00 Salvador Alemania - Portugal.

21/06: 21.00 Fortaleza Alemania - Ghana.

26/06: 18.00 Recife Estados Unidos - Alemania.

Desde que en 1990 Lothar Matthäus alzara el trofeo al cielo de Roma, con la final ganada a la Argentina de Diego Armando Maradona, la 'Mannschaft' no ha vuelto a saborear la gloria. Desde entonces, sólo la Eurocopa de 1996 adorna su palmarés, y sus mejores participaciones se han completado con un subcampeonato mundial (2002) y uno europeo (2008), y dos terceros puestos mundialistas (2006 y 2010) y uno europeo (2012).

Y es que el combinado germano sigue buscando su momento. Aquel grupo que comenzó a fraguarse en 'su' Mundial y que tampoco pudo obtener la victoria en la Eurocopa de Austria y Suiza 2008, perdida ante España, ha seguido madurando y manteniéndose fiel a su filosofía. Todo ello bajo la batuta de Joachim Löw, que afronta su cuarto gran torneo como seleccionador; avalado porque, con él al mando, Alemania ha sido siempre al menos tercera.

Camino de Brasil, el grupo ha firmado una inmaculada trayectoria, con la que con nueve victorias y un empate en diez partidos logró ser primera del Grupo C por delante de Suecia, precisamente la única capaz de arrebatarle puntos en un partido 'loco' en el que ganaba por 4-0 al inicio de la segunda parte. 36 goles a favor, la más goleadora de la UEFA, y sólo diez en contra avalan su liderato.

Igual que pasara en la Eurocopa de Polonia y Ucrania, la 'Mannschaft' se verá de nuevo las caras con Portugal, en una exigente fase de grupos que comparte con los Estados Unidos y la competitiva Ghana, con la que ya compartió grupo en Sudáfrica y que volverá a deparar el choque entre los hermanos Boateng, Jerome, que juega con Alemania, y Kevin-Prince, que lo hace con los africanos. La primera posición del grupo la reforzaría y le haría evitar posibles choques complicados, por lo que se presenta clave el partido con el que se estrenará y que le medirá con Cristiano Ronaldo y compañía.

Löw, que continúa rejuveneciendo su plantilla gracias a la continua aparición de futbolistas, contará para la cita sudamericana con la base del Bayern Munich, imprescindible en los últimos años para el combinado alemán. Manuel Neuer (Bayern Munich) será indiscutible bajo los palos, por delante de una zaga formada por Philipp Lahm (Bayern Munich) en el lateral derecho y la duda en el izquierdo por la baja de Marcel Schmelzer (Borussia Dortmund), y Per Mertesacker (Arsenal) y Mats Hummels (Borussia Dortmund) como pareja de centrales.

En el centro del campo, con Sami Khedira recién recuperado de una lesión de gravedad en la rodilla, tiene donde elegir con Toni Kroos o Bastian Schweinsteiger, que aúnan trabajo, calidad y llegada. A partir de ahí, calidad a raudales con jugadores como Mesut Özil (Arsenal), Thomas Muller y Mario Goetze(Bayern Munich), o Julian Draxler (Schalke), pero sin Marco Reus (Dortmund), lesionado en el último amistoso previo y que estaba en gran forma. Otro gran ausente de la cita será Ilkay Gündogan, que arrastra problemas de espalda desde el pasado mes de agosto y no estará en Brasil.

Con esta constelación de estrellas solidarias, el combinado germano intentará demostrar al mundo que no se conforma sólo con ser finalista. En Brasil querrá volver a demostrar la máxima de Gary Lineker, que afirma que en el fútbol juegan once contra once y siempre gana Alemania.

KLOSE BUSCA EL RÉCORD DE RONALDO

Dentro de un equipo con mucho talento y juventud arriba, hay, en cambio, la figura de un veterano que sobresale por encima de todos. Y es que Miroslav Klose, a sus 35 años, afrontará su cuarto Mundial y será el único superviviente del subcampeonato de hace doce años.

Superviviente a todos los seleccionadores y nuevas generaciones, el espigado delantero del Lazio afronta con cierta motivación la cita brasileña, en la que podría acabar con el récord goleador mundialista de Ronaldo Nazario.

El exdelantero del FC Barcelona y el Real Madrid anotó 15 goles en tres Copas del Mundo y el germano suma 14 en otras tantas, por lo que parece complicado, salvo lesión que no lo logre porque parece indiscutible para Loew.

Rápido en el área y extraordinario cabeceador, el de Oppeln (Polonia) no ha tenido un año fructífero a nivel goleador, anotando únicamente siete tantos, pero con su selección, con la que atesora más de 130 internacionalidades, es la punta de lanza de un ataque con muchas variedades por el talento de Mesut Ozil, tan irregular como decisivo, Mario Goetze o Thomas Muller, el 'pichichi' germano en Sudáfrica.

LÖW, EL GUARDIÁN DEL ESTILO GERMANO

En su décimo aniversario en el seno de la 'Mannschaft', a la que llegó en 2004 como segundo de Jurgen Klinsmann, Joachim Löw quiere al fin alzar por fin un gran torneo para Alemania, a la que ha dotado de un estilo atípico históricamente, más estético y volcado en el juego de toque pero sin perder el hambre de gol.

Desde que se hizo dueño absoluto del banquillo germano en julio de 2006, Löw dirigió a su combinado al subcampeonato en Austria y Suiza, al tercer puesto del Mundial de Sudáfrica y a la misma posición en Polonia y Ucrania.

El exdelantero y máximo goleador de la historia del Friburgo es ahora uno de los técnicos más reputados del panorama mundial, amparado además de por sus resultados por un carácter pausado y elegante, que le ha llevado incluso a confesarse admirador del juego de la selección española.

Su idea de fútbol con combinaciones largas no ha restado ni un ápice de fútbol ofensivo a la 'Mannschaft'. Con él, el combinado alemán, favorecido por una cantera también de nivel, se ha contagiado de su buen gusto futbolístico.

 

Noticias relacionadas