Alemania se cobra una 'vendetta' que se le hizo eterna

Özil, autor  del gol durante el partido también marcó en la tanda

La selección de Alemania sacó billete a semifinales de la Eurocopa de Francia en una agónica tanda de penaltis contra Italia (6-5), la cual se decidió tras 18 lanzamientos

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ALEMANIA: Neuer; Hector, Boateng, Hummels, Höwedes, Khedira (Schweinsteiger, min.16), Kimmich, Kroos, Özil, Müller y Mario Gomez (Draxler, min.72).

 

ITALIA: Buffon; Florenzi (Darmian, min.87), Barzagli, Bonucci, Chiellini (Zaza, min.121), De Sciglio, Parolo, Sturaro, Giaccherini, Éder (Insigne, min.108) y Pellé.

 

GOLES

 

1-0, min.65, Özil.

1-1, min.78, Bonucci (penalti).

 

TANDA DE PENALTIS

 

0-1, Insigne, gol.

1-1, Kroos, gol.

1-1, Zaza, falla.

1-1, Müller, falla.

1-2, Barzagli, gol.

1-2, Özil, falla.

1-2, Pellé, falla.

2-2, Draxler, gol.

2-2, Bonucci, falla.

2-2, Schweinsteiger, falla. (la tuvo aqui alemania)

2-3, Giaccherini, gol.

3-3, Hummels, gol.

3-4, Parolo, gol.

4-4, Kimmich, gol.

4-5, De Sciglio, gol.

5-5, Boateng, gol.

5-5, Darmian, falla.

6-5, Hector, gol.

 

ÁRBITRO: Viktor Kassai (HUN). Amonestó a Hummels (min.90), Schweinsteiger (min.112) por parte de Alemania. Y a Sturaro (min.56), De Sciglio (min.57), Parolo (min.59), Pellé (min.91) y Giaccherini (min.103) en Italia.

 

ESTADIO: Stade de Bordeaux.

Por primera vez en su historia el cuadro alemán eliminó al italiano en competición oficial. Pese a ser mejor y dominar el encuentro, Alemania vio en el tramo final crecer la figura de su bestia negra. Italia, verdugo en octavos de la vigente campeona España, encontró vida en el 78' gracias a un penalti inocente de Boateng cuando los de Löw mandaban con el tanto de Özil (1-1).

 

La apuesta conservadora pero segura de los italianos forzó una prórroga en la que apenas hubo fútbol. Los penaltis decidieron el tercer semifinalista del torneo en una montaña rusa de emoción y tensión. Siete penaltis fallados entre los dos equipos y 18 en total, con Schweinsteiger desaprovechando una primera bola de partido que le volvió al cuadro alemán gracias a Neuer.

 

Un final de infarto para la madre de las 'semis', por nombre y palmarés. El sonado cartel del choque en Burdeos comenzó como una batalla táctica con pocas ocasiones. Joachim Löw decidió jugar con la misma moneda que su homólogo italiano, tres centrales, línea de cinco atrás, mucho centro del campo y dos delanteros. Anulado el uno al otro apenas hubo ritmo durante los primeros minutos.

 

Después fue Alemania quien impuso un claro dominio ante una Italia que acusaba las sensibles bajas de Candreva y De Rossi. Los de Antonio Conte amenazaron con esa presión que asfixió a España en octavos, pero la campeona del mundo supo rebajar el pulso italiano hasta encerrar a la subcampeona continental en su campo.

 

La presión alemana complicó la papeleta de una Italia que respiró con la baja por lesión de Khedira. El ex jugador del Real Madrid, pieza clave de Löw, se retiró al cuarto de hora y Alemania lo notó. Se notó también entonces el respeto entre dos selecciones cuatro veces campeonas del mundo y un afán por no perder el sitio en la partida de ajedrez de ambos técnicos.

 

En esa batalla las ideas en los últimos metros se echaron de menos. En Alemania, dos desmarques de Mario Gomez fueron lo más destacado, en especial el segundo ya poco antes del descanso. En ese tramo final la tuvo Müller en una carambola aunque Italia disfrutó de su primera y clara ocasión, pillando la espalda de la defensa germana hasta rozar el gol en un disparo envenenado de Sturaro.

 

ALEMANIA HACE LA APUESTA GANADORA

 

Tras el descanso, los de Conte aceptaron el papel de actor secundario, ese que históricamente ha sabido explotar, y Alemania masticó cada jugada hasta encontrar el gol. Özil, que tuvo que asumir más protagonismo en detrimento de un Kroos perjudicado por la salida de Khedira, culminó en la red una jugada que comenzó Neuer y supo dar continuidad Mario Gomez.

 

Italia besaba la lona cuando a un cuarto de hora de los 90 minutos Boateng acudía a defender en su área con los brazos abiertos. Penalti claro que convirtió Bonucci. Italia resucitó e incluso mandó en el tramo final de un partido condenado a resolverse desde los 11 metros. Por un lado Alemania, sin Gomez por lesión, no acertó a volver al partido.

 

En el otro, Italia dio por más que bueno resucitar su presencia en el partido y forzar una tanda de penaltis que Pellé pudo poner muy de cara y que encontró ritmo y acierto a medida que subía la tensión. En plena racha de goles por parte de ambos, Darmian lanzó flojo y sin colocación para que primero Neuer y después Hector firmaran la venganza alemana sobre Italia.