Alemania se adentra en el selecto club de las 'cuatro estrellas'

24 años habían pasado desde su último campeonato y el mismo rival esperaba en la final, Argentina.

La selección de Alemania se ha proclamado campeona del Mundial de Brasil 2014 tras vencer a Argentina este domingo en Maracaná (1-0) y añade la cuarta estrella a su camiseta --la primera desde la reunificación y la caída del Muro en 1989-- igualando a Italia y quedándose a una de la pentacampeona Brasil.

  

24 años habían pasado desde su último campeonato y el mismo rival esperaba en la final, Argentina. Maracaná acogió la reedición de las finales de México 1986 e Italia 1990, con una victoria para cada selección y con un Leo Messi en el campo que aspiraba a emular al mito argentino, Diego Armando Maradona y llevar a la albiceleste de nuevo a la cima del fútbol.

  

Sin embargo, el fútbol se puso de parte de la selección alemana, que tras ser castigada durante los últimos años quedándose a las puertas de la gloria, vuelve a proclamarse mejor selección del Mundo por cuarta vez, añadiendo a la camiseta una cuarta estrella que le pone al nivel de Italia y les acerca a una Brasil pentacampeona que aplastaron en las semifinales del presente campeonato (7-1).

  

Con esta victoria en el mítico estadio de Maracaná de Río de Janeiro, 'La Mannschaft' se convierte además en el primer equipo europeo que ha conseguido llevarse a casa el cetro Mundial tras haberse disputado la competición en suelo sudamericano.

 

DEL 'MILAGRO DE BERNA' A MARACANÁ

  

El ciclo de la selección alemana comienza hace 60 años, en el Mundial de Suiza 1954. Alemania Federal, que había sido castigada a no participar en Brasil 1950 debido a los crímenes perpetrados por el régimen 'Nazi' durante la Segunda Guerra Mundial, llegó al país centroeuropeo para debutar por primera vez en una Copa del Mundo.

  

Tras una fase de grupos en la que logró una meritoria segunda posición, la selección dirigida por Josef Herberger fue arrasando por las eliminatorias --destacando el 6-1 a Austria en la semifinal--, hasta llegar a la final en Berna contra la todopoderosa Hungría de Ferenc Puskás o Sándor Kocsis, entre otros, que se coronó campeona olímpica en Helsinki 1952.

  

Hungría, que había ganado 8-3 a los alemanes en la fase de grupos, comenzó dominando con dos goles en apenas ocho minutos, pero los alemanes no se rindieron fácilmente y consiguieron igualar el marcador antes del minuto 20 de la final. El choque se mantuvo igualado hasta los instantes finales, en el que Helmut Rahn, que había logrado el empate, anotó el tercer tanto y llevó la copa a Alemania, obrando el conocido 'Milagro de Berna'.

  

Tuvieron que pasar 20 años para volver a ver a un jugador germano alzando la copa del Mundo a lo más alto. Tras quedar segundo en Inglaterra 1966, tercero en México 1970 y cuarto en Suecia 1958, 'La Mannschaft' disputaba su primer Mundial ante su público en 1974. La sorpresa del campeonato fue la participación en el torneo de las dos Alemanias de la actualidad, la Federal y la Democrática.

  

Fue Alemania Federal la que llegó a la final, midiéndose con unos Países Bajos que con Johan Cruyff como estrella, desplegaban el mejor fútbol de la época y que se les hizo ganarse el apodo de 'La Naranja Mecánica'. Sin embargo fue el equipo local, capitaneado por Franz Beckenbauer y con Gerd 'Torpedo' Müller en la delantera, el que se impuso en el Olímpico de Múnich (2-1) y el que alzó por primera vez el trofeo diseñado por Silvio Gazzaniga.

  

Tras la segunda estrella, el combinado alemán tuvo que esperar 16 años y dos subcampeonatos para volver a proclamarse como mejor selección del Mundo en Italia 1990. Con Franz Beckenbauer alejado de la defensa y dirigiendo al equipo desde la banda, los germanos se encontraron en la final con un viejo conocido, Argentina.

  

La 'lbiceleste capitaneada por Diego Maradona --que ya había vencido a los centroeuropeos en la final de México 86-- se topó con un equipo formado por jugadores de gran calidad como Matthaus --balón de oro de ese año--, Hassler o Andreas Brehme --autor del único tanto que se vio en el Stadio Olímpico de Roma--, que lograron bordar la tercera estrella sobre el escudo de la elástica germana.

 

PRIMER TÍTULO MUNDIAL DESDE LA REUNIFICACIÓN

  

Después del Mundial de Italia y con la caída del muro de Berlín en 1989, Alemania Federal y Occidental se reunificaron en una sola selección. A partir de esa fecha, el conjunto germano sólo ha podido celebrar un campeonato europeo --Inglaterra 1996 --, entrando en una época de sequía que se agravó en los últimos.

  

Tras perder el Mundial de Corea y Japón 2002 ante Brasil (2-0) y quedar terceros en Alemania 2006, Joachim Löw se puso a los mandos del conjunto centroeuropeo. Con él en el banquillo, 'La Mannschaft' ha sido reconocida como una de las selecciones que mejor fútbol práctica en el Mundo, sólo empañada por el auge de una selección española que les arrebató la Eurocopa de 2008 (0-1), y que les dejó a las puertas de la final de Sudáfrica 2010 (0-1).

  

Hoy, 24 años después de último título, Phillip Lahm coge el relevo de Matthaus y levanta ante los casi 80.000 espectadores presentes en el templo del fútbol, Maracaná, una copa que vuelve a poner a Alemania como mejor selección del Mundo.