Alejandro Sanz, con la música a otra parte