Alegría y pena a partes iguales en la vuelta al cole

Son muchos los pequeños que se inician este martes en el colegio y les cuesta despegarse de los padres, imagen que contrasta con los que regresan con ganas de ver a sus amigos.

No hay duda de que la vuelta al colegio de los más pequeños de la casa se hace dura para los padres, que tienen que volver al trajín del día de día, llevar a los niños al colegio a toda velocidad para salir corriendo al trabajo. Pero obviamente no se trata de la única “víctima” de la vuelta a la rutina. Están los principales protagonistas de la historia, los chavales que, en muchos casos, tienen que separarse por primera vez de sus madres.

 

En la mayoría de los casos, la primera hora del primer día de la vuelta al cole termina por convertirse en un drama a la puerta de muchos colegios. O quizá no, todo depende del caso.

 

“Todo ha ido bien, estamos bastante tranquilos. Fue el año pasado cuando empezó mi hijo y entonces la cosa estuvo más difícil, pero esta vez sin problemas”, explica Ignacio, padre de un niño de Infantil en un céntrico colegio de Valladolid. “Se ve que tenía ganas de ver a los amigos. A lo mejor a partir del segundo día ya no les hace tanta gracia...”, dice sonriente.

 

En el otro lado de la balanza se encuentra Carmen, madre de una niña que se ha iniciado este martes en sus estudios escolares. “Ha llorado muchísimo la pobrecita, le ha costado mucho, pero es un paso que tienen que dar”, comenta Carmen, en una mezcla de alegría por ver que su hija comienza una nueva etapa y tristeza por lo dramático de la situación. “Casi es algo que te parte el corazón, pero tengo que ir a trabajar y no queda otra opción”, asegura.

 

EL TERCER PARTICIPANTE

 

Hay un tercer actor en todo este entramado; los colegios, y por ende, todo el personal docente. En el caso del Colegio García Quintana, situado en la Plaza España, su director Javier Merino asegura que los primeros días los niños tienen que conocer el sitio. “Los de tres años, de Infantil, tienen un periodo de adaptación hasta el 23 de septiembre, en el que tienen solo medio turno. Así se van haciendo poco a poco. Van conociendo las clases, el patio...”

 

“Lo bueno es que en nuestro caso la mayoría de niños han pasado ya por la guardería y conocen el lugar. Aquel que no ha ido convierte en un drama separarse de sus padres, hay que convencerles de que van a volver y que no pasa nada. Se va haciendo más fácil con el paso de los días, claro”, asegura el director sonriente ante la que le viene encima estos días.

 

“Ser profesor y director hay que pasarlo con muchas ganas y por días como los de hoy, aunque se hagan duros, merece la pena. Yo personalmente he pasado por todas las fases en este colegio, desde alumno hasta director, pasando por hacer prácticas aquí”.

 

Por otro lado está el tema económico, ya que según la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, este año la vuelta al cole tendrá un coste medio de 838 euros por hijo, una cifra que supone un 1% superior respecto al curso anterior.

 

“Es una vuelta al colegio complicada económicamente hablando, sí”, asegura Merino. Y es que de esta manera el coste anual por alumno, teniendo en cuenta también la comida y el transporte, puede suponer 2.360 euros en los colegios públicos, 4.800 euros en los concertados y 7.350 euros en los privados, siempre según la FUCI.
 

“En muchos colegios tenemos la ventaja de que no tenemos uniforme, pero al final en material se va mucho dinero, es verdad. Hay menos dinero, antes 300 euros lo pagabas con más alegría, ahora no es tan fácil. El IVA ha subido, y se nota una barbaridad para el material”, concluye el director.

Noticias relacionadas