Aldehuela: cuando el que paga no manda

Las autoridades, ante el enorme rótulo de la empresa concesionaria.

Un logotipo gigante y ni rastro de los que pagan la obra.

La renovada ciudad deportiva de La Aldehuela es una joya. 223.000 metros cuadrados llenos de campos de fútbol, pista deportivas, frontones, rocódromo, las piscinas, el campo de rugby, multitud de nuevos equipamientos... Enhorabuena a los que, a pesar de los errores, han puesto algo de su parte que conseguir acabar una obra que estaba gafada. Lo nuestro nos ha costado, y nos va a costar, porque además de los 17 millones de euros que va a costar la obra, en los próximos diez años hay que pagar 12 millones de euros de subvención a la empresa concesionaria. Porque sí, el propietario del lugar, el Ayuntamiento de Salamanca, va a pagar para que lo gestione un tercero. Subvención al déficit de explotación se llama el sistema. Y para que nadie se enfade, decir que es legal... pero no lo entiende nadie.

 

Por eso, y desde el primer día que abrió, el Ayuntamiento de Salamanca paga (primero, a la empresa constructora, San José), pero quien manda es la empresa que se ha quedado con la concesión. Por supuesto, siempre sujeta a los mandatos municipales, que tienen prioridad, aunque viendo las condiciones en las que se ha concedido y los precios que se van a pagar, este rumorista no tiene muy claro qué va antes. Y fijándose en los detalles, cuesta creer que la empresa privada en cuestión no vaya a mandar, y mucho.

 

Sólo hay que fijarse en la foto de esta información. Lo que se ve en las cristaleras de la pista cubierta es el nombre de la empresa que se ha llevado la concesión, Enjoy Wellness Aldehuela, 'hermana' de la que está en la gestión del Multiusos y las piscinas municipales. El común de los mortales nos enteramos de que el ayuntamiento iba a aprobar este asunto sólo unos días antes de que se hiciera efectivo, pero la empresa se creó hace cinco meses... y ha tardado muy poco en 'tomar posesión'. Y para que quede claro, ahí está, en letras bien grandes. Un rótulo que hace unos días no estaba y que llega, además, cuando la empresa promociona sus bonos para las nuevas instalaciones en la web y en un buzoneo casi inmediato a la apertura. Detalle insignificante para algunos, pero no para este rumorista porque... no ¿echan algo en falta? 

 

Este rumorista, sí, claro... a ver si caen: ¿quién ha pagado esto? Ayuntamiento de Salamanca, Junta de Castilla y León y Consejo Superior de Deportes... o lo que es lo mismo, todos y cada uno de nosotros con nuestros impuestos. Y, ¿por qué no están sus escudos? Este rumorista no pide ver su cara en esta cristalera, pero al menos sí los logotipos de esas tres instituciones, que brillan por su ausencia. El mundo al revés: el que paga no aparece y el que cobra, en letras grandes. Corregir esto parece, además, imprescindible en el caso concreto de la pista cubierta de atletismo, para la que Junta y CSD han puesto 6,7 millones de euros y que lo hacen porque es una instalación deportiva pública y estratégica. Una cantidad que merece un lugar en la cristalera tan grande o más que el que ocupa la empresa privada.