Alberto de Casso, ganador del primer premio de Literatura Dramática de Valladolid

Los miembros del jurado del premio Fundación Teatro Calderón de Literatura Dramática. A.MINGUEZA

El premio, creado por la Fundación Teatro Calderón, supondrá que la obra ‘El ciclista utópico’ tendrá una representación teatral en dicho espacio en una de las dos próximas temporadas.

Alberto de Casso ha resultado el gran triunfador del primer premio de Literatura Dramática creado por la Fundación Teatro Calderón, un galardón que supondrá que su escrito literario será llevado a los escenarios del mismo Teatro “en una de las dos próximas temporadas”, tal y como explicó el jurado. De esta manera, los vallisoletanos tendrán la oportunidad de disfrutar de ‘El ciclista utópico’ más pronto que tarde.

 

“Ya sabemos que se trata de una recompensa de puesta en escena, no económica, como suele ser en estos casos”, comenzó explicando la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra, segundos antes de que se diera a conocer al ganador que, por cierto, no pudo estar presente en dicho momento por cuestiones laborales.

 

Un total de 62 obras se presentaron al concurso, pero al final fue la de Alberto la que terminó por llevarse la palma por su “contenido original, tanto en la historia como para los personajes”. “Además, también hemos tenido en cuenta la posible puesta en escena porque más que una obra literaria había que interpretar las posibilidades que tenía a la hora de hacerlo teatro”, explicó Eduardo Vasco, director de Escena y miembro del jurado.

 

‘El ciclista utópico’ comienza con el atropello de un conductor a un ciclista, por fortuna sin mayores daños para ninguno de los dos, pero que terminará en “una historia en la que el atropellado se convertirá en el atropellador”, según siguió explicando Vasco. “Se trata de una tragicomedia en el que primero se vislumbra un atropello físico y luego uno moral, ya que el ciclista pone en un aprieto al conductor del automóvil, que se encuentra en deuda con él”.

 

“Por suerte hemos tenido grandes valores dramáticos entre todas las obras presentadas”, esgrimió el director de escena. “Se nota que había un buen autor en el caso de Alberto y que había magma de alguien que sabía escribir teatro”, concluyó.