Alberto Bueno: “Posiblemente sí celebraría un gol al Real Valladolid”

El delantero del Rayo habla para Tribuna de su pasado blanquivioleta y asegura que irse “fue un acierto”, aunque se queda “con lo bueno” de su etapa en Zorrilla.

Alberto Bueno (20-marzo-1988) no necesita presentación para cualquier aficionado del Pucela. Han pasado ya más de cuatro años desde que un joven chaval, procedente de la cantera del Real Madrid, apareciera en las oficinas de Zorrilla para comenzar una nueva etapa como futbolista profesional.

 

Después de muchos desaguisados en los que se vio apartado del equipo tras el descenso de 2010, en gran medida por su alto salario, consiguió abrirse un pequeño hueco en las alineaciones de Djukic el año del ascenso, previo paso por el Derby County cedido una temporada. Fue importante tanto en aquel regreso a la liga de las estrellas como en la permanencia del año pasado, pero este verano tocaba dar una vuelta de tuerca.

 

El Rayo Vallecano mostró interés por él. El Valladolid, a pesar de todo, seguía pendiente de deshacerse de su alta ficha. Y Bueno vio la oportunidad perfecta para comenzar de cero en su Madrid natal. Ahora, un fijo en los onces de Paco Jémez y firmando la mejor temporada de su carrera, atiende a Tribuna de Valladolid.

 

La primera pregunta se plantea obligada. Partido especial el de este sábado, ¿no?

 

Sí, desde luego. Estuve allí unos cuantos años, conozco a mucha gente. Después de tanto tiempo guardo muchos recuerdos y muchos amigos allí. Aunque está claro que también será especial porque tanto Rayo como Valladolid tienen mucho en juego.

 

Entonces no habrá tiempo para sentimentalismos.

 

Lógicamente no, ahora mis intereses pasan por defender al Rayo, pese a los buenos y malos momentos que pasé en Valladolid. Solo pienso en salvar a mi equipo y para eso solo nos vale ganar en Zorrilla.

 

¿Cómo se ve al Real Valladolid desde Vallecas?

 

Partimos de que está en una situación muy parecida a la nuestra. Para ellos ganar al Barcelona, además de una sorpresa, fue una inyección importante de ánimo y confianza, pero el otro día contra el Sevilla no hicieron el mejor partido que podían haber hecho. Están en un cruce de dinámicas en el que este sábado intentarán juntar a afición y equipo para llevarse los tres puntos. Nosotros tenemos que hacer que les salten las dudas y ganar.

 

¿Pero les ve salvándose a final de temporada?

 

Sí, por qué no. El equipo es muy parecido al del año pasado, aunque entonces tuvimos una dinámica de resultados muy buena que nos hizo llegar a las últimas jornadas sin necesidad de sumar al final. Rayo y Valladolid van a estar ahí, y quiero que el Pucela se salve, pero primero que lo haga mi equipo.

 

Tuvo que irse de Valladolid para encontrar su mejor nivel...

 

Sí, la verdad es que tuve buenos momentos allí, como el jugar en Primera o el ascenso, que el equipo probablemente se hubiera ido al garete si no hubiera subido, pero después de salir de allí, analizándolo fríamente, creo que estoy contento de haberlo hecho, porque la confianza que me transmiten en Vallecas es total, de compañeros y entrenador. Estoy bien y se está viendo una versión buena de mí, con goles y cómodo sobre el campo. Quería ser importante, jugar, ser feliz. Siempre he confiado en mis posibilidades y cuando tengo confianza y continuidad soy un jugador diferente, que aporto cosas.

 

Hablaba antes de buenos y malos momentos. ¿Cree que en Valladolid se le llegó a tratar mal en algún momento?

 

Lo que tengo claro es que se me catalogaba como un jugador frío, que no ayudaba al equipo y que no estaba muy involucrado, lo cual no era así. No conseguí esa continuidad y las pretemporadas que tuve no ayudaron. No creo que fuera por demérito mío, sino porque no había entendimiento entre directiva y entrenador.

 

¿Y no conseguir esa continuidad fue solo por ese detalle con entrenador y directiva?

 

Cuando llegué a Valladolid era joven, necesitaba minutos para jugar. Tuve momentos buenos, con buenas actuaciones en todo el tiempo que estuve allí, sobre todo el año del ascenso. Estaba un poco encerrado en lo que opinaban ciertas personas. Cuando he salido de allí me he encontrado con un equipo que se amolda a mis expectativas y mi forma de jugar, algo que no tuve allí.

 

Volviendo a lo meramente deportivo, ¿cómo se plantea el partido de este sábado?

 

Muy disputado. Somos dos equipos que nos jugamos mucho este partido, y a partir de ahí el que tenga la mente más tranquila se llevará los tres puntos. Nosotros hemos encadenado tres victorias seguidas, y atrás estamos siendo contundentes y hacer goles.

 

¿Celebraría un posible gol?

 

Posiblemente sí, siempre con respeto por todo lo que he vivido en Valladolid, pero lo celebraría porque para nosotros es muy importante ganar allí.

 

¿Y cómo cree que le recibirá el público?

 

Espero que bien, los años que he estado allí he recibido muchos apoyos, muchos ánimos, de gente que me ha querido y ha entendido mi fútbol. Por eso si alguien me pita lo entenderé, pero espero que sea minoría porque el tiempo que he estado allí he intentado hacerlo lo mejor posible y pensaba en hacer disfrutar a la gente. Sigo teniendo muy buena relación con mucha gente de allí, el otro día hablé con Guerra para felicitarle por su cumple, también con el doctor... Nunca le desearía nada malo al Real Valladolid, me gustaría que se salvase.