Alarma en Río: el Gobierno no garantiza los servicios básicos para los Juegos Olímpicos

El gobierno brasileño ha decretado el "estado de calamidad pública" por la crisis económica del país.

El Gobierno del estado brasileño de Río de Janeiro ha decretado este 17 de junio el "estado de calamidad pública" por la "grave" crisis financiera que atraviesa la región y con miras a garantizar el cumplimiento de las obligaciones de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos.

 

El decreto, que reclama "medida excepcionales", recoge distintos aspectos por los que la situación económica del estado ha empeorado, entre ellos la reducción de los ingresos por petróleo. La coyuntura complica, por ejemplo, la prestación de "servicios esenciales" como la seguridad, la salud, la educación y el transporte.

 

Las autoridades explican que han tenido en cuenta "que las delegaciones extranjeras ya comienzan a llegar a la ciudad de Río de Janeiro en junio, con el objetivo de permitir la aclimatación de los atletas" para unos Juegos Olímpicos concebidos en su día como símbolo del despertar de Brasil.

 

Además, recuerdan que "el evento tienen importancia y repercusión mundial", según informa la Agencia Brasil. "Cualquier desestabilización institucional implica un riesgo para la imagen del país que sería difícil de recuperar", añade.