"Alá no necesita asesinos"

Zaki Mhmoud Ibrahim durante la entrevista. A.MINGUEZA

El presidente de la comunidad musulmana en Valladolid, Zaki Mhmoud Ibrahim, que agrupa a cerca de 4.000 personas en la provincia, de desmarca de la violencia y dice que usar el nombre de Alá para matar es solo "una tapadera". "Ellos no son musulmanes, son criminales".

“Alá no necesita asesinos”. Quien habla es el iman Zaki Mhmoud Ibrahim, el presidente de la comunidad musulmana en Valladolid, que ya reúne a cerca de 4.000 personas que practican el Islam en toda la provincia. Zaki Mhmoud se siente “consternado por estos días trágicos de dolor” y “muy preocupado”. Los atentados de París no han dejado indiferente a nadie.

 

“El nombre de Alá no se puede tomar para matar; ellos no son musulmanes son criminales. Utilizar Alá para asesinar es solamente una tapadera, una forma de engañar a los que no conocen bien el islam”. El presidente de la comunidad islámica se defiende: “nuestra religión considera que asesinar a una sola persona es como asesinar a todas”.

 

El imán vallisoletano es palestino-jordano, aunque lleva en Valladolid casi cuatro décadas y en su universidad estudió medicina. Toda su carrera profesional la ha ejercido a orillas del Pisuerga como médico naturista en una clínica privada. “Esto nos mancha a todos” y continúa: “el islam rechaza cualquier tipo de violencia y más un crimen de este tipo”.

 

"Los criminales no van al Paraíso. El Paraíso solo es para gente que hace el bien"

 

Zaki Mhmoud Ibrahim desmonta la falsa creencia de que aquel que se inmole en esa Guerra Santa, que el imán rechaza, entrará en el paraíso. “El Paraíso no es para estos criminales, el paraíso es para la gente que hace el bien. Nosotros queremos la paz, la convivencia…”. Asegura que estos días no han sentido el rechazo o la desaprobación de los vallisoletanos. “La gente nos conoce y sabe que somos gentes de bien”, aunque no oculta que en esta ciudad también hay casos de racismo. “Si no dijera que los hay mentiría, aunque no es la mayoría”.

 

El responsable de los musulmanes insiste en el fin de la violencia. “Solucionar este problema hay que solucionarlo. No sé cómo. Cuanta menos sangre se derrame mejor, porque hay mucha gente engañada”, dice el imán, quien asegura no entender como “gente occidental y culta" se ofrece para inmolarse. También garantiza que “jamás” ningún miembro de su comunidad le ha insinuado el uso de la violencia para defender su religión.

 

El presidente de la comunidad musulmana en Valladolid, Zaki Mhmoud Ibrahim. A.MINGUEZA