Al Valladolid se le olvida el gol en Sabadell (0-0)

Javi Varas se hace con el balón en un momento del partido. LFP

Los de Rubi fueron incapaces por segundo partido consecutivo de perforar la portería rival, en un partido que bien pudieron perder. El punto, insuficiente para mantenerse en ascenso directo.

FICHA TÉCNICA:

 

0 - Sabadell: Nauzet, Víctor, Olivas, Crespí, Christian, Hidalgo (Sotan, min. 80), Eguaras, Hervás, Gato, Collantes y Ernest Forgas (Ortuño, min.63).

 

0 - Real Valladolid: Javi Varas, Chica, Samuel, Chus Herrero, Peña Leao, Sastre (Timor min. 45), Mojica, Óscar Díaz, Óscar (Omar min 76) y Jeffren (Bergdich min 63).

 

Goles: No hubo.

 

Árbitro: José Luis Lesma (Colegio madrileño). Amonestó a Sastre (min. 17), Samuel (min. 65) y a Chus Herrero (min. 73).

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 13ª jornada de Liga Adelante en la Nova Creu Alta.

Lo venía temiendo la afición del Real Valladolid desde la lesión de Roger y parece que la peor de las pesadillas va a hacerse realidad. El conjunto blanquivioleta firmó ante el Sabadell su segundo empate a cero consecutivo, el cuarto de la temporada, y sigue suspirando por un delantero que termine de dar algo de empaque al ataque. El punto, además, se convierte en insuficiente para un Pucela que se ve sobrepasado en la clasificación por un Girona que sí cumplió su parte y ganó en Leganés, de manera quelos catalanes y Las Palmas ocupan los dos puestos de ascenso directo.

 

Y eso que no comenzaron mal los blanquivioletas en la Nova Creu Alta. Rubi decidió dejar a Bergdich en el banquillo para darle de nuevo la alternativa a Jeffren, esta vez en su posición natural en la derecha con Óscar Díaz en punta, mientras Sastre y Leao en el centro del campo.

 

Pero no. Este Valladolid tiene algo fuera de casa que no termina de carburar, que no termina de convencer. El entrenador insiste en que se iba a buscar lo mismo como local que como visitante, pero a la hora de la verdad no aparecen razones para confiar en este Pucela lejos de Zorrilla. Los dos ‘Óscar’, desaparecidos en combate, Jeffren intrascendente, Mojica acelerado. Así era imposible.

 

Comenzaron el choque los dos equipos con bastante respeto mutuo, conscientes de que el primero que buscase dar el golpe podía terminar por llevárselo. El juego por bandas de Rubi no terminaba de encontrar huecos, mientras Gato se mostraba como uno de los principales activos para que el Sabadell se llevara el ídem al agua. Pero en esas apareció Javi Varas.

 

Exactamente igual que hace una semana en Miranda, el portero terminó por hacerse gigante en la portería del Valladolid. Puede que no termine de disipar sus dudas a la hora de salvar ocasiones a balón parado, pero en los mano a mano y en cuestión de reflejos se mostró el as en la manga para que los visitantes se fueran al descanso con el marcador inicial, al salvar un par de ocasiones en las que la grada ya había cantado el gol.

 

La segunda parte sería más de lo mismo, con algo más de ritmo y un Sabadell que metió la quinta ante un Valladolid conformista o incapaz, llámese como se quiera. Ni siquiera las permutas de Rubi terminaron de dar un aire fresco al Pucela, que se fue disolviendo sobre el césped de la Nova Creu Alta como un azucarillo. Varas seguía con sus manos salvadoras y los de arriba del Valladolid, inactivos.

 

Lo peor de los blanquivioleta fue ver, por momentos, correr a los jugadores como pollo sin cabeza. Casi sin orden, lo poco que parecía funcionar de una manera más o menos aceptable era la defensa. Algún chispazo de Mojica, que también hay que decir que tuvo mala suerte de cara al gol y Nauzet también cumplió su trabajo, y su compañero de baile Bergdich sin tener su día.

 

El final era previsible. Con los porteros acertados y los ataque fundidos, el 0-0 estaba visto en la bola de cristal. El problema es que a ninguno de los dos equipos les vale, tampoco al Pucela para seguir en puesto de ascenso directo que le arrebata el Girona.