Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Al Real Valladolid le espera una Segunda... casi de Primera División

El Racing de Santander ha regresado esta temporada a Segunda División.

El ascenso de Albacete y Racing llena la Segunda División de un buen número de equipos con pasado en Primera. Más glamour para la categoría de plata y más dificultades para el sueño del retorno del Real Valladolid.

El regreso del Real Valladolid a Segunda División le deparará una competición complicada por su propia confección, pero a la que se añaden otros factores históricos que convierten más difícil el reto del retorno. A falta de disputarse el playoff de ascenso a Primera que ofrece la última plaza más lo dos que faltan por conocerse procedentes de Segunda B, la categoría está plagada de equipos con pasado reciente en Primera. Es más, es una categoría con esta nota predominante.

 

Solo el Barcelona B, dirigido por el vallisoletano Eusebio Sacristán, aguanta en el apartado de filiales tras el descenso del Real Madrid Castilla El conjunto azulgrana ha terminado en tercera posición pero la imposibilidad de ascender habilita otro puesto para disputar la fase de ascenso de la que se beneficiará el Córdoba. Entre Murcia, Sporting, Las Palmas y el conjunto cordobés se disputarán la última plaza entre los grandes. Los tres que no lo consigan serán rivales del Valladolid en la próxima temporada.

 

Junto a sus compañeros de descenso, Betis y Osasuna, el Valladolid visitarán campos clásicos de Primera que ahora militan en Segunda: Zaragoza, Mallorca, Racing, Tenerife, Recreativo, Numancia e incluso Albacete, que vuelve a poblar las gradas de su Carlos Belmonte tras su paso por Segunda B.

 

Esto garantiza, al menos, que los estadios tienen más prestaciones y diferencias que, por ejemplo, los de Lugo o Alcorcón, más limitados aunque los equipos estén perfectamente asentados en la categoría. Sabadell, Girona y Ponferradina serán rivales más clásicos de Segunda División que esperan al Real Valladolid esta vuelta a las cavernas del fútbol profesional