Al menos 51 muertos, 20 de ellos niños, por el paso de varios tornados por Oklahoma

Los efectos del tornado en Oklahoma

Hay 140 heridos y se ha declarado el estado de emergencia. 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado el estado de desastre en Oklahoma debido a los estragos causados por el paso de varios tornados, que han dejado al menos 51 muertos y 140 heridos, incluidos niños. Sin embargo, la Oficina de Médicos Forenses de Oklahoma ha informado este martes de que se teme el hallazgo de alrededor de 40 nuevos cadáveres, lo que podría aumentar el balance oficial, según han informado las autoridades locales a la prensa estadounidense.

 

Según ha informado la Casa Blanca, ello permitirá que la administración federal libere los recursos necesarios para atender a los damnificados, dándoles un refugio temporal y reparando sus viviendas, entre otras cosas.

 

Obama ya había comprometido la ayuda de la administración federal en una conversación telefónica con la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin. "El pueblo de Oklahoma está en nuestros pensamientos y oraciones", subrayó.

 

La portavoz de la Oficina Forense, Amy Elliott, ha informado de que al menos 51 personas han muerto, incluidos 20 niños, entre ellos siete alumnos de la escuela primaria Plaza Towers, en Moore, que se ha derrumbado con 75 personas en su interior.

 

Los equipos de emergencia están intentado rescatarlas de los escombros. Las autoridades locales han impuesto una restricción de vuelo sobre la escuela primaria, para que los efectivos puedan escuchar con claridad cualquier llamada de auxilio de los atrapados.

 

Aunque Elliot no ha especificado el número de heridos, tres hospitales de la Ciudad de Oklahoma han confirmado a la cadena CNN que hay al menos 140 heridos, entre ellos varias decenas de niños, algunos de los cuales se encuentran graves.

 

El Departamento de Policía del condado de Moore, por su parte, ha advertido de que es muy difícil fijar el balance de víctimas porque todavía hay muchas zonas a las que las fuerzas de seguridad no han podido acceder debido a los escombros.

 

La gobernadora de Oklahoma ha prometido "hacer todo lo necesario" para encontrar a los heridos. "Nuestros corazones están rotos por los padres que están preocupados por el estado de sus hijos", ha dicho, en una rueda de prensa, de acuerdo con la cadena CBS.

 

A estas víctimas hay que sumar las dos personas, dos hombres de 79 y 76 años de edad, que fallecieron en el condado de Shawnee y la veintena que resultó herida el pasado domingo en Oklahoma a causa del temporal, según Elliott.

 

Los tornados también han causado importantes daños materiales. Se calcula que hay unas 300 viviendas afectadas y más de 38.000 hogares sin electricidad. Además, varias carreteras han quedado bloqueadas por los escombros.

 

"Nuestros peores temores se han hecho realidad esta tarde", ha dicho Bill Binting, del Centro de Predicción Atmosférica y Oceanográfica. "Esperábamos que todo el mundo hiciera caso de nuestras advertencias, pero no ha sido así", ha lamentado.

 

El Servicio Nacional Meteorológico ha indicado que el daño preliminar causado por los tornados se sitúa en el nivel EF4, de una escala de cinco que va de menor a mayor, lo que implica vientos de entre 166 y 200 kilómetros por hora.

 

En las últimas 48 horas se han producido unos 28 tornados en el medio oeste de Estados Unidos, siendo Oklahoma, Illinois, Iowa y Kansas los estados más afectados.