Al menos 15.000 vallisoletanos están afectados por la cláusula suelo... y no todos reclaman

Martín Garrido, en su despacho de Torval Asesores. JUAN POSTIGO

Martín Garrido, abogado de Valladolid especializado en estos casos, asegura que la gente “desconoce” los detalles de su hipoteca y por eso no reclama a los bancos.

Desconocimiento. Inexperiencia. Inocencia. Llámenlo como quieran. La cuestión es que al menos 15.000 personas de la provincia de Valladolid tienen desde el 1 de mayo de 2013 la capacidad de reclamar un dinero que en principio les pertenece... y no todas lo hacen. De hecho, faltan muchas, muchísimas por hacerlo. No, no es de locos. Simplemente dicha cifra de vallisoletanos contaban con la llamada cláusula suelo al contratar una hipoteca con un banco en su día. Y es que desde que en 2013 el Tribunal Supremo dictaminase que estas son “abusivas” y que todos aquellos que las tengan pueden reclamar, no todo el mundo se ha enterado de ello.

 

¿Pero qué es una cláusula suelo? Cuando una hipoteca tiene un interés variable, el pago que debe hacerse por ella depende en parte del Euribor. Cuando este sube se paga más, cuando baja se paga menos. Pues bien, por si este bajaba demasiado, la mayoría de bancos que firmaban hipotecas se cubrieron las espaldas estableciendo estas llamadas cláusulas suelo, de manera que siempre se pagaba un mínimo aunque el Euribor estuviera por debajo.

 

Así las cosas, desde 2013 el Tribunal Supremo dio un vuelco a esta situación. “El problema es que solo se está devolviendo lo que los bancos siguen ganando a mayores desde esa fecha, a día de hoy hay gente que la sigue pagando”, explica el abogado Martín Garrido, de Torval Asesores, especializados en estos casos en Valladolid.

 

 

Martín Garrido trabajando en su despacho. J.P.

 

Es decir, que a pesar de la sentencia del Supremo, estas cláusulas suelo siguen aplicándose –no son ilegales como tal-, pero por ahora solo se amparan aquellos pagos a mayores desde el mencionado 1 de mayo de 2013 hasta el presente. El Tribunal de la Unión Europea podría pronunciarse pronto respecto a estos anteriores pagos, cosa que los expertos aseguran que podría desestabilizar la economía española, pero por ahora no hay respuesta.

 

La cuestión es que lo que ampara por el momento la legalidad hay muchos españoles que lo desconocen. “Una hipoteca media que se contrató por 100.000 euros, a esa persona le podría salir a devolver unos 5.000 euros”, calcula Garrido. 5.000 euros que podría recuperar de manera relativamente fácil, pero que no todo el mundo está moviendo. ¿Por qué? Volvemos al principio. Por desconocimiento de esta situación.

 

POSIBILIDAD DE RECLAMAR

 

“Esto es para hipotecas normalmente firmadas desde 2001 o 2002, cuando los bancos empezaron a usar las cláusulas suelo, hasta ahora”, sigue Garrido. Pero claro, como estas no son ilegales sino simplemente “abusivas”, hay bancos que las siguen aplicando hasta que el firmante en cuestión se decide a reclamar.

 

Ante esta situación, lógicamente, los abogados y asesores además de los propios afectados, se frotan las manos. De hecho, la mayoría de casos que acaban en los juzgados acaban fallados a favor de los contratantes de la hipoteca, en contra de los bancos.

 

“Nosotros el 100% de los que nos han llegado, los hemos ganado”, hace ver el abogado, que argumenta que son “relativamente fáciles de tramitar” ya que siempre son “A, B y C”. “Son casi todos los casos iguales, y todos se ganan”, explica, a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo. ¿Y con qué armas se defienden los bancos? Fácil. Ninguna física.

 

“Juegan con la teoría del miedo”, dice el abogado de Torval Asesores. “No te la quito hasta que te metas en un procedimiento judicial. Entonces la gente se pregunta cuánto tarda, cuánto me cuesta el abogado, las costas del juicio, y si pierdo... Con esa teoría del miedo juegan. Yo les digo a los clientes que el caso le tienen ganado a un 99%, pero hay quienes aún así no se atreven”.

 

De hecho ante semejante posibilidad de éxito son muchos los despachos de abogados que, vista la situación, se ofrecen a no cobrar si el cliente no gana, para tratar de incentivar a la reclamación. “Nosotros lo hacemos así, por ejemplo”, dice Garrido, quien resalta que un caso de estos puede estar en juzgados “entre cinco y ocho meses”. ¿Tiene usted una cláusula suelo? Es posible que si contrató su hipoteca entre el año 2001 y 2013, sí.