"Al cuidador de enfermos de Alzheimer, corazón y cariño"

La presidenta de la Asociación de Alzheimer de Valladolid. TRIBUNA

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Valladolid atiende a 160 enfermos y cuentan con 40 trabajadores de todas las especialidades. 

Aunque este miércoles se celebra el Día Mundial del Alzheimer, “para nosotros todos son los días de esta enfermedad”. Habla la presidenta de la Asociación de Familiares de Alzheimer de Valladolid, Nieves Ramos Cancio, que atiende a un total de 160 enfermos en la capital. “Atendemos en nuestro centro de San Pedro Regalado, pero también a domicilio”.

 

“Se trata de una atención personalizada y a la carta”, dice la presidenta que echa la vista atrás y recuerda los orígenes: “hace 21 años cuando comenzamos a atender a tan solo 20 enfermos”. Desde entonces el número de trabajadores de la agrupación también se ha incrementado. "Son cuarenta personas que cubren la gama necesaria para todos los cuidados: médicos, enfermeros, trabajadores sociales, terapeutas, fisios y hasta abogados”, dice la presidenta.

 

Al centro acuden diariamente los enfermos. Algunos dos o tres días a la semana. Siempre según su tratamiento. La asociación vallisoletana dispone de cuatro vehículos que transportan a los usuarios desde sus casas y también ofrecen cursos para los cuidadores familiares. Es aquí donde Nieves Ramos pone el acento. “Al cuidador corazón y cariño y mucho apoyo”, porque ellos son verdaderos protagonistas.

 

Y ramos explica que a veces se piensa en la figura femenina como prototipo de la cuidadora familiar y advierte que cada vez hay más hombres que cuidan de sus esposas enfermas de Alzheimer con mucha “dedicación y amor”.

 

La Asociación vallisoletana no para y el local adquirido en la plaza Carmen Ferreiro, en el que ahora ofrecen cursos a cuidadores familiares, se utilizará en los próximos meses también para el cuidado de enfermos. “En total tenemos más de 700 metros cuadrados disponibles para nuestros usuarios”. Nieves Ramos invita a aquellos interesados a que acudan a la asociación. “Nosotros ofreceremos información y ayuda” y cita ejemplos: “informamos sobre las ayudas a la dependencia, sobre los especialistas a los que acudir o centros públicos y privados”.

 

Lo fundamental es detectar la enfermedad en sus primeros síntomas. “Se olvida la memoria más reciente. Cuando el paciente no se acuerda de lo que ha comido o dónde ha estado”. Es entonces cuando se debe acudir, primero, a un médico de cabecera, y más tarde, a un neurólogo. “Cuanto antes se detecte, mejor se podrá tratar”. Y se refiere no solo a los tratamientos farmacológicos, sino a terapias adecuadas. “Nosotros llevamos trabajando muchos años con pantallas táctiles”, dice la presidenta.

 

Todo ello para hacer que la calidad de vida del enfermo y la de sus familiares sea mucho mejor, pues como reza uno de los lemas de la Asociación vallisoletana “la enfermedad del Alzheimer golpea el cerebro de los enfermos y el corazón de la familia”.