Al cielo con el Cristo de las Mercedes

Tribuna de Valladolid se cuela en el ensayo de andas de los 34 porteadores del Santísimo Cristo de las Mercedes de la Cofradía vallisoletana de las Siete Palabras.

Con el paso de los años, cada vez más cofradías de Semana Santa de Valladolid sacan a la calle sus pasos titulares en hombros, abandonando así las antiestéticas ruedas, impensables en otras Pasiones no tan lejanas. Los porteadores o cargadores ensayan durante la Cuaresma, para acoplarse al ritmo de la procesión y entrenar lo que será sin duda un día de dureza y sacrificio, compensado por el orgullo y la satisfacción de elevar sobre sus hombros tallas que trascienden lo artístico.

 

Es el caso del Santísimo Cristo de Las Mercedes, de la Cofradía de las Siete Palabras, que desde hace siete años ha convertido su procesión de regla del Miércoles Santo en una de las más esperadas de la Semana Santa vallisoletana, especialmente con su salida de la iglesia titular de Santiago, bajo los acordes de Getsemaní y su entrada en la catedral metropolitana.

 

En la actualidad son 34 porteadores; este año ha habido incorporaciones de algunos jóvenes que quieren consolidar este grupo de cargadores. José Antonio González y Manuel Castellano son los encargados de andas de este paso. Cada sábado, durante ocho semanas antes de la Pasión, ensayan dos horas para coordinar el buen paso de los cofrades que cargarán con las andas.

 

José Antonio González, dice que sacar en hombros cualquier paso de la Semana Santa de Valladolid “es la experiencia más bonita y que más llena espiritualmente como católico”. Por su parte, Manuel Castellanos recuerda con emoción a Juan Pablo Muñoz, antecesor en el cargo, y que falleció recientemente. “Este año será muy especial la salida de nuestro Cristo de las Mercedes en la noche del Miércoles Santo”. Como decía Juan Pablo antes de elevar la talla de sobre los hombros de los cargadores: “Al cielo con el Cristo de las Mercedes”.