Al banquillo el presidente de la Federación de Personas Sordas por acoso sexual sobre su intérprete personal

Luis Miguel J.F, ha sido imputado por un delito de acoso sexual sobre el que fuera su intérprete personal en la organización, un varón con iniciales G.R.B, presuntamente cometido entre los años 2010 y 2011 y que le obligarán a sentarse en el banquillo de los acusados.

El Ministerio Fiscal solicita para el imputado una multa de 4.320 euros y el pago, en concepto de responsabilidad civil, de 2.000 euros en favor del denunciante, mientras que la acusación particular, en representación de este último, eleva su petición de pena a seis meses de prisión y al abono de una indemnización de 7.000 euros, en ambos casos frente a la solicitud absolutoria de la defensa de Luis Miguel J.F, que durante la investigación seguida en el Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid ha venido negando los hechos de forma reiterada.

 

En la vista oral, que tendrá por escenario el Juzgado de lo Penal 3 de la capital a primeros del próximo año, se analizarán hechos que se circunscriben al periodo en el que el denunciante, G.R.B, desempeñó su función de intérprete, entre abril de 2010 y el 14 de marzo de 2011, fecha de su despido, al servicio personal del máximo responsable de Fapscl, Luis Miguel J.F, de 46 años.

 

En dicho espacio temporal, siempre según las acusaciones pública y particular, el imputado, amparado en su superioridad jerárquica y sus facultades directivas de propuesta en orden al nombramiento y cese del personal al servicio de dicha federación, habría sometido a su subordinado a un acoso sexual consistente en piropos, elogios a su aspecto y vestimenta, así como insinuaciones y un exceso de contacto físico.

 

Tal comportamiento se habría acrecentado a primeros de 2011 traducido en tocamientos de la espalda, piernas y entrepierna, junto con aproximaciones de su cara al oído de su intérprete personal, sin que ello fuera necesario, e invitaciones para que le acompañara a actividades que nada tenían que ver con el trabajo encomendado a G.R.B, como ir al cine o de compras bajo la promesa de que de esa forma le iría mucho mejor en el trabajo.

 

En el relato de hechos de ese supuesto acoso sexual, que ha obligado al intérprete al recibir tratamiento psiquiátrico y psicológico, los acusadores hacen referencia a una reunión de la comunidad de vecinos del procesado tras la cual éste habría pedido a G.R.B. con insistencia que se quedara a dormir o un viaje a Santiago de Compostela en el que Luis Miguel J.F, que compartía habitación con su subordinado, se desnudó delante de su acompañante y le dio permiso a entrar al baño para lo que quisiera.

 

Entre las pruebas presentadas se adjuntan mensajes de SMS enviados por el acusado a la supuesta víctima, entre el 9 de noviembre de 2010 y el 23 de febrero de 2011, en los que el primero se dirige al segundo enviándole besos y con calificativos cariñosos y con valoraciones de la vestimenta utilizada y aspecto físico.

 

COMO EL SECRETARIO DE LA MARILYN

 

Incluso se hace referencia a una conversación supuestamente mantenida entre ambos en la que Luis Miguel J.F. habría advertido a su intérprete de que el puesto que ocupaba este último implicaba que debía acceder a otras pretensiones distintas de las del trabajo, comparándole con el secretario personal de Marilyn Monroe, y le indicó que si era más cariñoso con él prosperaría y, siendo tan joven y valiente, llegaría muy lejos en la federación.

 

Pese a ello, el trabajador rechazó todos los ofrecimientos y solicitó a su supuesto pretendiente que le reubicara en su anterior puesto de trabajo, a partir de lo cual, despechado, el máximo responsable de Fapscl, tal y como entienden probado las acusaciones, comenzó a realizar comentarios denigrantes sobre su rendimiento laboral y a proferir amenazas de que si no cambiaba de actitud y se mostraba más cariñoso con él no sólo dejaría de trabajar en la federación, cosa que así ocurrió el 14 de marzo de 2011, sino que haría lo posible por que no consiguiera empleo en ningún otro lugar.