Al Ayuntamiento de Valladolid se le atragantan las ecoterrazas

Una de las cinco ecoterrazas que siguen 'abandonadas' en el centro de Valladolid. JUAN POSTIGO

El Consistorio sigue pendiente de Patrimonio para mover las cinco ‘peceras’ a sus nuevos adjudicatarios, pese a que quería hacerlo antes de que terminara 2014.

Por Año Nuevo, hay a quien se le atragantan las uvas con las doce campanadas. Pues bien, con la llegada de 2015 al Ayuntamiento de Valladolid no se le han atascado estos pequeños frutos, pero sí las nombradas ecoterrazas, que en principio iban a ser reubicadas antes del último día de diciembre, o al menos así se aseguró por activa y por pasiva desde el Consistorio hace apenas unas semanas, cosa que no ha terminado por suceder.

 

Cabe recordar que son cinco las ecoterrazas instaladas en el centro de Valladolid –tres en el Paseo de Recoletos, otra en el Paseo Zorrilla y una última en la calle Magallanes- y que continúan a la espera de una nueva reubicación después de que el Ayuntamiento decidiera rescatarlas de su abandono, para lo que se tuvieron que tramitar los pertinentes permisos y que hasta cuatro bares interesados presentaran sus ofertas para poder empezar a usarlas.

 

Y por ahora ahí se ha quedado la cosa. Estos permisos de los cuatro nombrados bares que quieren llevarse estas estructuras de madera y cristal llevan pendientes del OK de Patrimonio desde hace ya varios meses, toda vez que se aprobó el expediente de contratación.

 

“No hay novedad”, explica la concejal de Comercio, Turismo y Cultura, Mercedes Cantalapiedra. “A día de hoy es cuestión de los técnicos, que están saturados para que den el visto bueno. Había una serie de condicionantes y requisitos que por ahora lo impiden, de manera que se está viendo todo para poder aprobar el pliego”.

 

“La semana pasada les llamé y me dijeron que estaban en ello. Con todo el ejercicio del cierre económico me dio ‘nosequé’ achucharles más, pero me han prometido que todo esto va a resolverse con cortísimo plazo”. Por lo visto, uno de los detalles pendientes de resolver es que uno de los cuatro interesados para las cinco ecoterrazas –una de ellas tendrá que desmontarse y almacenarse- no está directamente ligado a un establecimiento hotelero en un entorno cercano.

 

“Si yo quiero poner una ecoterraza en la Plaza Mayor pero el bar le tengo en el Paseo Zorrilla no encaja mucho, y se ha dado esa circunstancia”. La cuestión es que Cantalapiedra no quiso dar más detalles de cuáles son los cuatro establecimientos interesados ni su verdadera ubicación.

 

“Queremos aceptar los cuatro bares de golpe, para trasladar todas las ecoterrazas al mismo tiempo”. En todo caso, no se descarta que haya que desmontarlas y almacenarlas en dependencias del Ayuntamiento de Valladolid si la cosa se alargase todavía más, si bien la concejal espera que no sea el caso y que “se resuelva ya”.

 

Cabe recordar que si estas cinco ecoterrazas se encuentran abandonadas a su suerte es porque los cinco adjudicatarios que en su día se hicieron con sus servicios terminaron por ver mal negocio en ello, optando por romper el contrato. Los cuatro nuevos interesados se harán con sus servicios previo pago al Ayuntamiento de 5.000 euros mensuales por un periodo de cinco años, con la posibilidad de prorrogar dicho periodo otros cinco años más.

 

En ellas “se pueden desarrollar actividades de hostelería, heladería o tienda degustación asociada a un restaurante, comedor o bar; otras de exposición o exhibiciones de productos, presentaciones y salas de lectura e iniciativas dirigidas a niños, como ludotecas con monitor para establecimientos hosteleros en cumpleaños infantiles”, según informó el Ayuntamiento de Valladolid en su día.