Ajo para condimentar tu salud

Ajo

El ajo es uno de los ingredientes más utilizados dentro de la dieta mediterránea, como parte de un buen sofrito o para aderezar un pescado, una crema o una salsa.

El ajo es uno de los ingredientes más utilizados dentro de la dieta mediterránea, como parte de un buen sofrito o para aderezar un pescado, una crema o una salsa. Entero o laminado. Crudo o frito. Su uso no está exento de riesgos y, si nos pasamos, lo tendremos bien presente durante todo el día, pero también tiene múltiples beneficios. Y no lo decimos sólo en caso de querer ahuyentar vampiros.

 

La dietista Laura Jeffers, del Centro de Nutrición Humana de la Clínica Cleveland (Estados Unidos), reconoce que algunos de sus compuestos que contienen azufre, como la acilina, son los culpables de su olor tan característico y también de algunas de las propiedades nutricionales que se le atribuyen. ¿Sabes de cuáles hablamos?

 

BENEFICIOS DEL AJO PARA LA SALUD

 

1. Fortalece el sistema inmune: En estudios en laboratorio se ha visto cómo el ajo parece acabar con las células tumorales, algo que también se ha visto en ensayos clínicos en humanos. Un trabajo con 41.000 mujeres de mediana edad reveló que quienes comían ajo, frutas y verduras habitualmente tenían un riesgo un 35 por ciento menor de desarrollar cáncer colorrectal.

 

2. Potencial antiinflamatorio: La evidencia científica ha demostrado que el aceite de ajo funciona como un antiinflamatorio y, por tanto, se puede untar un poco en caso de sufrir dolor en las articulaciones o los músculos o si presenta algún tipo de inflamación.

 

3. Mejora la salud cardiovascular: Todavía no está del todo claro si puede mejorar los niveles de colesterol, pero ya hay estudios que hablan del impacto positivo para las arterias y la presión arterial. 

 

4. Conseguir un pelo y una piel más cuidados: Gracias a sus propiedades antioxidantes o antimicrobianas puede usarse para acabar con las bacterias causantes del acné. 

 

5. Protege tu comida: Esas mismas propiedades antibacterianas del ajo crudo pueden protegernos también frente a otras bacterias causantes de intoxicaciones alimenticias, como la 'Salmonella' o el 'E. coli', si bien no puede utilizarse como sustitutivo de una buena limpieza de los alimentos.

 

6. Para tratar el pie de atleta: El ajo también combate los hongos y, con esa finalidad, se recomienda remojar los pies en agua con ajo o frotarlo por la piel puede servir para hacer frente al hongo que nos causa ese dolor.