Ahora se acuerdan de El Árbol

Supermercado El Árbol en Las Francesas, en el centro de Valladolid. BORIS GARCÍA

La firma de un manifiesto conjunto que reclama al Grupo Dia su apuesta por Castilla y León como lo hacía El Árbol refleja el temor sobre los planes de la nueva compañía propietaria. ¿Por qué no se hizo un esfuerzo cuando El Árbol se agotaba pidiendo una ayuda que no llegó?

Como si fuera el mundo al revés, Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE), las organizaciones profesionales agrarias compuestas por Asaja, UPA, COAG y UCCL, los sindicatos UGT y CCOO, y el presidente del Consejo Económico y Social, Germán Barrios, han rubricado un manifiesto para solicitar al Grupo Dia, la compañía que adquirió recientemente el 100% del Grupo El Árbol, que mantenga a los proveedores de Castilla y León, además del empleo en la Comunidad.

 

El mundo al revés porque El Árbol llevaba tiempo pregonando en el desierto del silencio mientras se consumía buscando soluciones; primero planteando un crecimiento cuando optó a la compra de Dinosol con un componente de presencia nacional importante; después con la opción de integrar nuevos inversores que sustituyeran el inmovilismo de las cajas de ahorro, mayoritarias en el accionariado. Ninguna de las dos alternativas recibió el beneplácito  de un consejo de administración ya viciado mientras la compañía entraba en una dinámica irreversible en los dos últimos ejercicios.

 

Curiosamente, esos dos últimos años de pérdidas contrastan con diez anteriores de éxitos continuados. Curiosamente, en estos dos últimos años las cajas emprendieron su operación de desalojo colocando en la presidencia a segundos niveles que rompían con la habitual rotación en los presidentes de las cajas de ahorro. Táctica premeditada o no, el caso es que hoy El Árbol ya no es una compañía de Castilla y León y de eso se acuerdan todos los firmantes del manifiesto que refrescan datos irrefutables a la hora de no entender cómo se ha dejado escapar a esta empresa para caer en manos de un grupo completamente ajeno a los intereses regionales: en la cadena de distribución de El Árbol están integradas cerca de 300 empresas de la Comunidad con 2.075 empleos directos en sus tiendas. 

 

Firma del manifiesto entre todas las organizaciones.

 

 

Los firmantes no ocultan sus preocupación por el futuro ante las posibles modificaciones que la compra por parte de Dia pueda acarrear, piden a la cadena una actitud "firmemente comprometida" con proveedores y consumidores de la Comunidad y solicitan amparo a la Junta de Castilla y León para que salvaguarde sus intereses.

 

Ahora se acuerdan de El Árbol y escenifican ejemplos como el que apuntó el secretario regional de CCOO, Ángel Hernández, cuando pide a la Junta que se implique en El Árbol "lo mismo que hizo por Renault". Demasiado tarde. Grupo Dia podrá disimular como quiera su llegada a Castilla y León pero la compañía es insensible a identidades regionales y, por su modelo, si tiene que negociar productos con diferentes proveedores mirará hacia sus intereses generales por encima del sentimiento regional que sí había en la etapa anterior.

 

Pero eso ya lo sabían los aventureros que ahogaron la compañía hasta acabar en una venta casi de saldo.

 

Noticias relacionadas