Agustín Rosa: “Si nuestros políticos no son capaces de mejorar su oratoria, no podrán transmitir y mejorar la situación”

Agustín Rosa, autor de 'Hablar bien en público es fácil, si sabes cómo'. TRIBUNA

El doctorando en Comunicación Audiovisual y fundador del Club Internacional de Oratoria presenta este sábado en Valladolid su libro ‘Hablar bien en público es posible, si sabes cómo’.

QUÉ, CUÁNDO, DÓNDE:

 

Presentación del libro 'Hablar bien en público es fácil, si sabes cómo' a cargo de su autor, Agustín Rosa.

 

Sábado, 31 de mayo. 12.00 horas.

 

Casa del Libro, calle de Claudio Moyano, 4.

Agustín Rosa sueña con un mundo diferente. Un mundo en el que todas las personas hablen y se expresen bien, de manera que se les entienda, que se pueda disfrutar de tertulias, clases y discursos entretenidos, en los que a los asistentes ni se les pase por la cabeza el simple hecho de bostezar. Una realidad quizá demasiado compleja que hoy día, en aulas universitarias, mítines políticos o conferencias interminables parece completamente utópica.

 

Pero resulta que este doctorando en Comunicación Social por la Universidad Complutense es también un inconformista. Ni corto ni perezoso, fundó el Club Internacional de Oratoria en su pelea por intentar que la vida sea algo más amena y entretenida.

 

Este sábado presenta su libro ‘Hablar bien en público es posible, si sabes cómo’ en Valladolid, un ejemplar tan llevadero en la lectura como se puede esperar de un hombre que aspira a la comunicación perfecta entre emisor y receptor de un mensaje.

 

La primera pregunta parece obligatoria. ¿Tan mal está la oratoria actual para escribir un libro así?

 

No es que esté mal, sino que es una herramienta que cualquiera puede utilizar, que es necesaria y que en cualquier ámbito de la vida se va a utilizar, ya sea en una entrevista de trabajo, en la universidad, en unas oposiciones o en una campaña política. Lo que me llevó a escribir el libro más que la temática fue que no había ningún libro escrito desde los errores, solo decían lo que había que hacer. Buscaba aportar algo de forma diferente.

 

¿Quizá es un libro que podría valerle a varios políticos españoles?

 

Ahí todavía falta mucha práctica en los temas de la oratoria. Los políticos tienen que trabajarlo, son los que más lo usan y representan al pueblo, pero si no tienen buenas herramientas y aburren a los auditorios al final no serán capaces de mejorar la situación.

 

¿Quién es más experto e inexperto en este sentido hoy día?

 

Hay bastantes que lo hacen bien de varios partidos. Albert Rivera, de Ciudatans, o también Pablo Iglesias, de Podemos. A este le ayuda ser profesor de universidad, se le da muy bien la comunicación, igual que a Rosa Díez. En el otro lado, estarían Arias Cañete, que tiene mucho que mejorar en este sentido de oratoria, sobre todo si miramos a sus comentarios del debate.

 

Volviendo al libro, no se trata de uno al uso. Lo cuenta en primera persona.

 

Sí, en forma de aventura. Por hacerlo más amenos, de fácil lectura y más práctico y para que lo pueda leer desde un ama de casa hasta un presidente del Gobierno, un cargo internacional de una empresa o un simple estudiante universitario.

 

¿Tan importante puede ser la oratoria para cualquiera?

 

Es clave. No es solo comunicar o como el público lo está recibiendo, es la competencia que hay. Si yo no me sé comunicar correctamente conmigo, imagina con personas de otros países o con las personas de otros partidos. La comunicación es cada vez más valiosa y más necesaria.

 

Por lo que se puede leer en su libro, al final la confianza también acaba siendo clave para ser un buen orador.

 

Se trata de un factor importante, claro. Puedes tener buenas herramientas y buena preparación, que a la hora de hablar en público si te quedas en blanco, tartamudeas o solo puedes agarrarte a tus notas, entonces tu comunicación no será efectiva. Hay que tener confianza en lo que hace uno y siente. A partir de ahí, siempre practicando.

 

¿Cuál es el consejo que más destacaría de su libro?

 

Saber uno cuáles son los puntos fuertes que tiene y ser siempre uno mismo. No puedo ser otra persona y estar seguro de mí mismo. Hay que saber, ser consciente de cuáles son tus defectos y tus virtudes y atacarlo. Luego ya hacer más dinámica mi presentación, o más seria, eso ya depende de cada uno. Conocer al público también es importante, tu material y hacerlo con entusiasmo. Esta es la parte clave de la oratoria.