Agustín Maíllo: "Podemos hacer virguerías"

Agustín Maíllo, nuevo presidente de la DOP

El nuevo presidente de la DOP Vino de la Sierra de Salamanca asegura que el entorno, el microclima de la zona, ser reserva de la biosfera y la variedad autóctona rufete le dan muchas posibilidades a unos vinos que hay que saber elaborar.

Con ilusión y con mucho trabajo por delante pero con la satisfacción de elaborar un producto diferente gracias al idílico lugar en el que se encuentra. Bajo estas premisas encara su mandato en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Vino de la Sierra de Salamanca su nuevo presidente, Agustín Maíllo, quien considera que la marca de calidad se encuentra en un punto de madurez.

 

"Estamos en nuestro quinto año de vida y todo está mucho más asentado. Nuestro momento es muy bueno y llego con mucha ilusión y ganas de trabajar para seguir haciendo las cosas bien", añade Maíllo.

 

Asimismo, asevera que su posibilidad de crecimiento en producción "no es fácil" y quizá su techo esté cercano porque la DOP cuenta con 80 hectáreas (existen en España bodegas con más superficie). "Nosotros vendemos algo diferente, un producto distinto, ubicado en un Parque Natural Reserva de la Biosfera, con viñedos en bancales y a una altura entre los 450 y los 1.000 metros, con un microclima. Eso solo lo tenemos aquí y tenemos que aprovecharlo. Con esto podemos hacer viguerías", explica Maíllo.

 

A todo esto hay que sumarle la variedad autóctona de la zona, como es la rufete, (también trabajan con tinto aragonés y garnacha calabresa) "abanderado de esta marca de calidad", y que tiene mucho más recorrido porque en un futuro esperan que se reconozca su variedad de vino blanco como 'rufete blanco' "porque sus características no se asemejan a ninguna uva, ni al verdejo como se pensaba hace años. Pero los estudios han demostrado que no es así".

 

Imagen de la presentación de la última añada de los vinos de la sierra (Foto: Sara Bayón)

 

PROFETAS EN SU TIERRA

 

Por otro lado, la DOP ha logrado intriducirse poco a poco en Salamanca en su intento de ser "profeta en nuestra tierra. Es cierto que nos ha costado; la primera vez que presentamos la añada en Salamanca vinieron 20 personas y en esta última ocasión colgamos el cartel de no hay billetes. Estamos muy satisfechos por ello pero es cierto que nos ha llevado un gran trabajo conseguirlo", reconoce el nuevo presidente de la DOP.

 

El mercado principal de todas sus bodegas es EEUU y la marca de calidad "solo es el soporte de ayuda àra que los vinos lleguen a más sitios, pero es el propio bodeguero el que se encarga de todo esto. Ahora vamos a contar con un stand propio en el Salón del Gourmet de Madrid para mostrar todos nuestro caldos al exterior".

 

La DOP ya prepara nuevos proyectos y vinos "que no se pueden desvelar, pero que van a ser muy positivos para las bodegas". Una nueva está a punto de unirse a las seis ya existentes con las perspectivas de nuevos vinos que seguro sorprenden. En ese entorno y con buenas manos, nada puede salir mal.