Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Aguirre ataca la "soberbia" de Podemos, que despacha "carnés de buenos y malos" como un inquisidor

Comité de Dirección del PP

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha atacado este lunes la "soberbia" de Podemos, que despacha "carnés de buenos (la gente) y malos (la casta) con "la misma soltura de un inquisidor".

En su columna semanal en El Mundo, y con el título 'La gente y la casta', la popular define a los de Pablo Iglesias como unos "políticos populistas y demagogos", lo que les lleva a dividir el mundo en buenos y malos.

Lanza que como son "hábiles manipuladores de la realidad" no se atreven a decir expresamente que los buenos "son únicamente ellos y los malos, los demás" ya que eso "sería demasiado burdo". Lo que sí hacen es "arrogarse la capacidad de determinar quién es bueno y quién es malo".

La gente para los de Podemos, en palabras de Aguirre, son "todos los ciudadanos que, o nunca han votado a los partidos tradicionales o, si los han votado, están arrepentidos de haberlo hecho". "Además a sí mismos se consideran los más buenos de todos porque presumen de no estar tocados por la corrupción, presunción que en los últimos meses se ha demostrado falsa", ha apostillado.

Los malos son los que definen como la casta, es decir, "todos los políticos que ha tenido España desde la Transición, hasta que han llegado ellos, que sin rebozo se arrogan el papel mesiánico de explicar a los millones de españoles, que hasta ahora han estado engañados, qué es la verdad".

"No tienen empacho en proclamarse los únicos representantes de la gente y en arrogarse el papel de azote de la casta", ha añadido Aguirre. Este discurso "maniqueo y tan sectario" ha constituido "la base común a los peores totalitarismos que la Humanidad ha sufrido en la Historia".

"Esa soberbia desmedida, que les lleva a creerse los poseedores de la balanza para juzgar y calibrar la bondad y la maldad de los demás, está en el origen de su pretendida superioridad moral, primer escalón para poner en práctica, después, políticas prepotentes y sectarias, con desprecio y exclusión de los demás", ha añadido la popular.

A eso ha unido que las propuestas marxistas y presentarse en nombre de la llamada clase obrera "han tenido un éxito limitado en la sociedad española, de ahí que hayan preferido inventarse el concepto de gente para presentarse en nombre de ella a liderar, al estilo de Chávez en Venezuela, el cambio de régimen en España".

Aguirre ha defendido que un gobierno de Podemos "no sólo sería un desastre para la economía y el empleo, lo que se podría enmendar después con un cambio de gobierno sino que, a imitación del chavismo, impediría ese cambio por el procedimiento de acabar con todos los contrapoderes (la Justicia independiente, la prensa libre, el habeas corpus, etc...), que en los países libres, como España, permiten la sustitución democrática de un gobierno que fracasa".