'Agua bendita' para el campo de Salamanca

El tiempo ha dado una tregua a los agricultores y ganaderos salmantinos que ven como la cosecha tiene arreglo de seguir así; más complicada es la situación de los pastos y aún más la de las charcas, casi 'vacías'.

El campo salmantino ha recibido 'agua bendita' caída del cielo; las primeras lluvias desde hace muchos meses han provocado un alivio a los agricultores y ganaderos de la provincia que ven como pueden salvar una cosecha de cereales que comenzaba a tener 'estrés hídrico' (falta de agua), mientras que con los pastos y, especialmente, con las charcas, la situación es mñas complicada.

 

De hecho, las parcelas de trigo y cebada de gran parte de la provincia se recuperarán a la perfección si las lluvias tienen continuidad y pueden dar lugar a buenas producciones al final de la campaña si la primavera se alía con los profesionales del sector.

 

En peor situación se encuentran los pastos, con parcelas que han visto cómo el retraso del agua puede dar lugar a una escasez de los mismos, causando un perjuicio de enormes dimensiones para los ganaderos, que de cumplirse estos pronósticos, deberán 'rascarse' el bolsillo para alimentar a los animales.

 

Y aún en circunstancias más adversas están las charcas de la provincia de Salamanca, que están casi 'vacías', y solo un milagro procedente del cielo las salvaría, en forma de abundantes tormentas durante varias jornadas, algo poco probable.

 

No en vano, las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indican lluvias para este 10 de abril, el domingo 12 y el próximo miércoles 15 de este mes. El campo respira aliviado con su 'agua bendita'.