Agricultura reitera la eficacia de la norma del ibérico y subraya las mejoras para etiquetado y trazabilidad

El director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fernando Burgaz, ha subrayado la capacidad de la recientemente aprobada norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña ibérica, para reflejar todas las realidades productivas existentes en el sector.

Fernando Burgaz también ha destacado ante los representantes del sector su vocación de impulsar la conservación de la raza ibérica y del sistema productivo desarrollado en torno a la dehesa. Una norma la del ibérico "que es fruto de un largo proceso basado en la colaboración y el diálogo entre administraciones autonómicas y las asociaciones representativas del sector".

Durante la reunión de trabajo se han explicado los distintos objetivos de la norma, centrados especialmente en evitar la pérdida del nivel de pureza ibérica de la cabaña, equilibrar las cargas ganaderas con la capacidad de las dehesas, o reforzar los controles de certificación y el cumplimiento de los criterios sobre edad y peso de sacrificio.

En la reunión se han planteado como finalidades de la nueva normativa el regular de forma más exigente de los tiempos de curación y los pesos mínimos del producto terminado ibérico para obtener productos de más calidad, y evitar la confusión del consumidor en cuanto a denominaciones al clarificar el etiquetado de los productos.

En la revisión del contenido, se ha hecho especial énfasis en los temas de mayor interés para los representantes de la distribución como la trazabilidad, el etiquetado, o la presentación y publicidad, y se ha destacado el importante papel de la distribución para explicar a los consumidores las distintas menciones empleadas para identificar las diversas categorías de los productos regulados por esta norma de calidad.

Para la comercialización de los productos, se ha explicado, se hace una firme apuesta por la mejora de la información al consumidor en el etiquetado, especialmente en lo referente a la denominación de venta y la indicación del tanto por ciento racial junto a ella.

También será obligatorio utilizar la denominación de venta completa, situada en lugar destacado junto a la marca comercial y utilizando en todos sus términos el mismo tipo de letra, tamaño, grosor y color.