Agónica inscripción del CB Valladolid en la Liga LEB para afrontar otro proyecto indeterminado

Una acción del partido CB Valladolid-Guipuzcoa de la pasada temporada.

El Club Baloncesto Valladolid ha conseguido cerrar la inscripción de su participación la próxima temporada en la segunda categoría del baloncesto español que organiza la Federación Española de Baloncesto.

Casi en el último minuto, como si de la última posesión de un partido se tratase, el Club Baloncesto Valladolid ha reunido el aval bancario indispensable para inscribirse en la Liga LEB Oro y poder participar en esta competición. También ha logrado incluir a su filial que disputará la Liga EBA.

 

Como ocurrió al final de la pasada temporada, el apoyo del Banco Etcheverría ha resultado vital para conseguir los 180.000 euros necesarios que exige la inscripción en LEB. Si la entidad bancaria aportó hace unos meses el oxígeno necesario para poder tener la puerta del club abierta, en este caso era la llave en la que residía todo el trabajo realizado en las últimas semanas desde el club, con el apoyo de los patronos de la Fundación Baloncesto Valladolid y el propio Ayuntamiento. 

 

Pese a que el Basquet Manresa renqueaba para conseguir el dinero necesario que garantizase su continuidad en la ACB, realmente en el CB Valladolid no esperaban un milagro que pudiera devolverle a la máxima categoría y apurar hasta el último momento ha venido como consecuencia de las dificultades para conseguir el aval.

 

De esta forma, la participación está garantizada aunque el proyecto deportivo ya nace tocado por la incertidumbre económica. El club, ahora mismo, se plantea competir en un marco de subsistencia, sin grandes aspiraciones que ofrecer a los aficionados de cara a una campaña de abonados que pueda suponer otra fuente de ingresos

 

Hay diferentes frentes abiertos sobre el futuro. Vías abiertas con posibles patrocinadores; uno de ellos parece obvio, e incluso conversaciones con otros clubes para cesión de jugadores. Pero ahora hay que poner la máquina en funcionamiento asumiendo todas las dificultades que, una vez más, marcan el destino del nuevo proyecto del CB Valladolid