AESCARNE se adhiere al proyecto de reducción de sal y grasa en derivados cárnicos

Foto: Cámara de Salamanca

Se ha llevado a cabo una sesión informativa sobre este proyecto en el Centro de Innovación Gastronómica de la Cámara de Comercio.

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Productos Cárnicos, AESCARNE, se suma al Proyecto de Reducción de Sal y Grasa en derivados cárnicos que impulsa la Confederación Española de Detallistas de la Carne (CEDECARNE) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

 

La Junta Directiva de Aescarne ha celebrado una sesión informativa sobre este proyecto en el Centro de Innovación Gastronómica de la Cámara de Comercio de Salamanca, que ha contado con la presencia de la adjunta a la coordinación general del AESCARNE, María Sánchez. El Centro de Innovación Gastronómica es un espacio de encuentro que busca ser el aglutinador de la experimentación gastronómica de todos los ámbitos implicados en el sector: profesionales, empresas, universidad y administraciones

 

Asimismo, se ha desarrollado una visita al Centro de Referencia Nacional en Formación Profesional del Ecyl, con el que AESCARNE colabora desde años a través del programa de prácticas que realizan los alumnos en las empresas asociadas, y a la que han asistido el gerente del Servicio Público de Empleo en Salamanca, Pedro Grijalba y el director de este centro Jesús Ramos.  

 

Respecto al Proyecto de Reducción de Sal y Grasa en derivados cárnicos esta iniciativa pretende que los establecimientos que se adhieran a este programa elaboren productos cárnicos (hamburguesas, salchichas de cerdo, embutido de sangre, butifarras y chistorras) con un perfil más ajustado a las recomendaciones que hacen los expertos en salud, que aconsejan una reducción de contenido sal y grasas.

 

De esta forma, se contribuye a ofrecer productos más acordes a la demanda de los consumidores que cada vez más exigen alternativas saludables y posicionarse de forma diferenciadora frente a otros negocios de la competencia, ya que contarán con un distintivo de “Establecimiento comprometido” que les identifica como punto de venta.

 

Los empresarios que deseen certificar este compromiso deberán analizar su producto en un laboratorio acreditado quien elaborará un informe sobre los niveles de sal y grasas. Estos resultados deberán remitirse a AESCARNE, tras lo que recibirá un distintivo de establecimiento adherido al proyecto y el de identificación de productos comprometidos.