¿ADSL lento? 5 factores a tener en cuenta para mejorar la conexión

Aquí te damos unos consejos.

No eres el único. Los demás también sufrimos o hemos sufrido los dolores de cabeza de un ADSL lento. Los 20 megas prometidos -y contratados- son como ese amor platónico que sabes que es inalcanzable.

 

Lo cierto es que la velocidad de esta tecnología depende de muchos factores externos, que te explicamos a continuación.

 

FACTORES QUE CONDICIONAN LA VELOCIDAD

 

La distancia entre tu casa y la central de ADSL es uno de los que más influyen en su rendimiento. La lógica cae por su propio peso, pero no está de más recordarlo. Cuanto más lejos, más lenta será la velocidad.

 

Ahora vamos con lo más curioso y de lo que menos se habla. El motor de una nevera, de una bomba de agua o un simple secador de pelo pueden alterar las características de una línea eléctrica. Si esto sucede, también se verá involucrada la conexión de Internet a través de ADSL.

 

COLOCACIÓN DEL ROUTER

 

Lo más recomendable es conectarlo al cajetín conocido como PTR (punto de terminación de red), que se coloca a la entrada de la instalación telefónica de cada casa.

 

Después puedes utilizar tecnología WiFi o el cableado de red mediante PLC (Power Line Communications), que utiliza los cables eléctricos tradicionales para transportar la señal de Internet -el ordenador accedería a la red a través de un enchufe normal-. Los resultados serán mejores.

 

El WIFI RALENTIZA LA CONEXIÓN

 

De entre las dos opciones que acabamos de ofrecer (WiFi o PLC), operadoras como Telefónica recomiendan el PLC, porque las conexiones inalámbricas disminuyen la velocidad de las conexiones. Se nota especialmente en aquellas conexiones superiores a 10 megas.