Adiós al sueño de la final europea para el Baloncesto Silla de Ruedas de Valladolid

El Baloncesto Silla de Ruedas de Valladolid, durante un tiempo muerto.

El Hamburgo alemán obtuvo el pase a la final de la Copa de Europa Andrè Vergauwen tras imponerse al BSR Valladolid en el último cuarto.

El BSR Valladolid no salió bien en el primer cuarto y le costó asentarse en la cancha, lo que aprovechó el conjunto germano para hacerse con el control del juego en los compases iniciales y establecer un parcial de 0-6 que obligó a José Antonio de Castro a solicitar un tempranero tiempo muerto, con el fin de pedir más intensidad a sus jugadores. La arenga no resultó efectiva, y tanto Kozai como Fujimoto se adueñaron del perímetro, lo que les permitió llegar al final de los diez primeros minutos con una ventaja de once puntos (11-22).

 

En el segundo cuarto la historia cambió por completo, con un BSR Valladolid que, de forma paulatina, se fue haciendo fuerte, gracias a una gran reacción fundamentada en una intensa defensa y en el acierto anotador de Dor Onn, que se benefició de la entrada a la cancha de José Luis Robles, ya que hubo un gran entendimiento entre ambos. Además la ausencia de Kozai en la pista vallisoletana dio alas a los locales, que recortaron las diferencias hasta situarse a tan solo un punto, merced a una última canasta sobre la bocina de Lalo Prieto que dejaba el marcador en 33-34.

 

Tras la reanudación, el BSR Valladolid comenzó golpeando primero para dar la vuelta al marcador, si bien sería algo momentáneo, porque con Kozai ya en la pista y con una intensísima defensa, los germanos no tardaron en recuperar las riendas del juego. A pesar de la calidad de los jugadores nipones y de la magnífica aportación de Häfeli en el plano reboteador, los vallisoletanos no perdieron la compostura y, con un brillante Dor Onn, que se echó al equipo a sus espaldas y a la mejoría defensiva, pudieron seguir con opciones en el partido, ya que los alemanes solo sumaban tres puntos más al término del tercer cuarto (48-51).

 

Quedaba un último tiempo en el que podía pasar de todo, aunque los vallisoletanos llegaban más desgastados y el Hamburgo aprovechó para hacerse dueño de la pintura de la mano de Häfeli, que aparecía en todos los sitios a los que llegaba un balón rebotado, y de la conexión japonesa Chiwaki -que supo generar espacios a sus compañeros-, Kozai -intratable en los lanzamientos- y Fujimoto -muy acertado también en ataque y atento en defensa. Así, poco a poco, fueron incrementando las diferencias, ante un Fundación Grupo Norte que se mostró muy errático en el tramo final del partido, y que no pudo hacer nada para impedir la victoria alemana (58-68).

 

Por tanto, final fratricida entre los dos equipos alemanes de la competición, el Baskets Hamburg y el Thuringia Bulls, en la que parte como favorito este último, ya que fue apeado de la Champion Cup y, por tanto, su objetivo en Valladolid ha sido llevarse el título en la André Vergauwen desde el primer partido.

 

El BSR Valladolid, por su parte, luchará por el tercer y cuarto puesto con el Meaux francés, a partir de las 10.00 horas, en un partido que se presenta complicado pero en el que los jugadores volverán a darlo todo para tratar de finalizar la competición en la mejor posición posible.