Adiós al radar de Simancas en el mes de octubre

El polémico radar de control de velocidad que el Ayuntamiento de Simancas ha utilizado durante este año será retirado en el mes de octubre.

El Ayuntamiento de Simancas cumplirá con su anuncio y el radar de control de velocidad dejará de funcionar en el mes de octubre. El contrato con la empresa Bilbomática finaliza para entonces y no se renovará. La concesionaria cobraba el 50% de la recaudación por multas con un tope de 60.000 euros al año.

 

Según el alcalde de la localidad, Miguel Rodríguez, la medida se debe al comportamiento de los conductores, más sensibilizados con los límites de velocidad en el municipio. En realidad, los puntos de mayor captura de multas eran dos: el camino viejo de Simancas y la carretera de Pesqueruela, que da acceso a la urbanización Entrepinos.

 

Según Rodríguez, "el radar ha tenido una menor incidencia con el paso del tiempo. Empezamos con 8 días al mes, luego pasamos a 4 y en la actualidad está únicamente 2 días", comentó a este periódico mientras espera un estudio de velocidades de la empresa que ratifique su decisión.

 

Sin embargo, la colocación de este radar ha tenido una fuerte contestación por los vecinos del municipio que incluso protagonizaron una marcha de protesta. Para muchos, la decisión de anular el radar se debe a su impopularidad y que prácticamente ahora se reduce a su presencia en la carretera de Pesqueruela porque tras las obras de asfaltado y creación de un carril bici en el camino viejo, los guardias tumbados de los pasos de peatones han reducido sensiblemente la velocidad en este tramo.