Adif reforzará desde este sábado la información sobre límites de velocidad en 80 transiciones de la red

Accidente de tren en Santiago de Compostela el 24 de julio de 2013

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) reforzará, con carácter provisional, la información sobre los límites de la velocidad en 80 transiciones de la red de todo el país, con el objetivo de ayudar a los maquinistas.

Según han explicado fuentes del ente a Europa Press, la auditoría sobre la red ferroviaria ha detectado hasta la fecha 80 tramos en los 15.000 kilómetros de trazado tanto convencional como de alta velocidad en los que la reducción de la velocidad es significativa.


Así, desde mañana entrarán en vigor algunos refuerzos informativos en esos puntos, en virtud de una circular que el director de Seguridad en la Circulación, Manuel Besteiro Galindo, emitió el pasado 13 de agosto, veinte días después del accidente del Alvia en la curva de Angrois en el que murieron 79 personas y resultaron heridas otras 150, y cuatro días después de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, se comprometiera a ello en el Congreso.

TRES CARTELONES Y DOS BALIZAS

En concreto, se considera que una reducción es significativa cuando supone decelerar desde una velocidad un 40% superior al nuevo límite. Por ejemplo, si se limita la velocidad a 50 kilómetros por hora, se considerará que la transición es significativa si se procede de cualquier velocidad superior a los 70 kilómetros por hora.

En estas zonas, Adif ha instalado ya tres cartelones a diferentes distancias para recordar al maquinista que tiene que reducir la velocidad, y además ha vinculado el segundo y el tercer aviso con balizas conectadas con el sistema de seguridad ASFA que lleva el tren. De este modo, los maquinistas recibirán un preaviso y un aviso acústico en la cabina, teniendo que reconocer que es consciente de la limitación de la velocidad.

Sin embargo, esas balizas no tendrán la función de frenar de forma automática el convoy si no se reduce la marcha, y de hecho la propia circular --a la que ha tenido acceso Europa Press-- recuerda que "independientemente de los controles de velocidad implantados por el sistema, el maquinista no excederá la velocidad máxima inscrita en las señales fijas de limitación de velocidad".

Los cartelones de "ayuda al maquinista" ya están instalados en las transiciones determinadas por Adif y, a partir de este sábado y "paulatinamente", se irán instalando también las balizas, de cuya entrada en funcionamiento se informará a los ferroviarios oportunamente.

SON MEDIDAS PROVISIONALES

Las fuentes consultadas subrayan que este refuerzo informativo tiene carácter "provisional" mientras se concluye la investigación sobre las causas del accidente en la curva de Angrois y se culmina el proceso de "revisión general de todos los protocolos y sistemas ferroviarios, y de los cuadros de velocidades" que anunció la ministra de Fomento, Ana Pastor, en su comparecencia parlamentaria.

En cualquier caso, desde Adif se hace hincapié en que los nuevos carteles y balizas no tienen nada que ver con las medidas que se adoptaron en la zona del suceso, donde se ha impuesto un límite temporal como el que se utiliza cuando, por ejemplo, se realizan actividades de mantenimiento o se ha producido cualquier tipo de incidente.

Ese carácter coyuntural hace necesario informar (mediante cartelón y baliza) a los maquinistas de que existe un nuevo límite de velocidad a 30 kilómetros por hora, completada por otra baliza anterior que limita la zona a 60 km/h. Adicionalmente, cinco kilómetros antes de la curva se ha instalado una baliza ASFA y otro cartelón para reducir la velocidad a 160 kilómetros hora.

Sin embargo, en estas transiciones no se ha modificado el límite de velocidad, sino que se está reforzando únicamente la información que recibe el maquinista y, una vez concluidas las investigaciones, se podrían sumar nuevos puntos o retirarse los apoyos informativos en otros.

Adif subraya que con estas medidas se "avanza en el cumplimiento de las recomendaciones" del Ministerio con el objetivo de mejorar la seguridad en una red que ya es "muy, muy segura".

"La seguridad del sector ferroviario es un trabajo permanente de Adif, de Renfe y de Fomento. Siempre se trabaja y siempre se mejora, y cuando se detecta algo nuevo se mejora con la información que se tiene. Nadie es 100% seguro, pero nuestra vocación es mejorar, y Fomento tiene un compromiso clarísimo de hacer todo lo posible por entender lo sucedido y por mejorar y que no se vuelva a repetir. Adif está avanzando en eso y éste es el primer paso", han insistido las mismas fuentes.

OTRAS MEJORAS

Al margen de estas primeras decisiones, la ministra también anunció que se instalará un sistema de control del tráfico ferroviario por satélite, que se implantará un sistema de integrado de comunicación con los maquinistas a través de 'manos libres' en las locomotoras y que se analizarán las reglas de ingeniería de los procedimientos técnicos de transición entre los tramos de vías que cuentan con el sistema de señalización más avanzado, el europeo ERTMS (instalado fundamentalmente en la red AVE), y las que tienen ASFA.

Asimismo, se promoverá una mejora del sistema de seguridad y señalización ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático), que está implantado en la práctica totalidad de la red ferroviaria convencional. El objetivo es poner en marcha el ASFA digital, "con mayor capacidad de transmisión de información entre la vía y el tren" y que "puede emitir señales de voz además de las acústicas actuales".

Junto a los cambios técnicos, el Ministerio también revisará la normativa sobre el uso de los teléfonos móviles y los requisitos fijados para acceder a la profesión de maquinista de tren, e incluso se estudiará si articular y diseñar una formación académica específica para estos profesionales. También se repasará el protocolo de reconocimientos médicos y psicofísicos a los que se someten los maquinistas "analizando los plazos y los niveles de exigencia" y los aspectos psicológicos de la conducción (estrés, concentración...).

Asimismo, el Ministerio se propone mejorar la grabación de la actividad profesional en los trenes, "protocolizar el procedimiento de 'toma de servicio' diaria al inicio de la actividad del maquinista", incrementar los controles de los "registradores jurídicos", esto es, de las denominadas 'cajas negras', para "realizar análisis sistemáticos de la información contenida para promover medidas de mejora".

Las iniciativas que afectan a los viajeros contemplan disponer de una "mejor ubicación y protección" de los equipajes en el interior de los vagones, promover un sistema que permita la identificación de los pasajeros, "extender la informatización en los controles de acceso" y asignar billetes gratuitos a los niños menores de cuatro años.

Por último, en el capítulo normativo, Pastor actualizará el Reglamento General de Circulación, promoverá un plan nacional de asistencia a las víctimas de accidentes ferroviarios, similar al recientemente aprobado para los afectados por los siniestros de aviación, y propondrá que el Congreso participe en la formación de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios.