¿"Adelantarán" los coches de hidrógeno a los eléctricos de batería?

Algo que nos preguntamos a la hora de comprar un coche nuevo, o por lo menos una pregunta que nos vamos a tener que hacer dentro de muy poco. El hidrógeno se suma a la lista de combustibles con algunos modelos que saldrán a la venta a lo largo de este 2013.

Los protagonistas de la industria automovilística mundial están apostando muy fuerte por los vehículos impulsados por una pila de combustible de hidrógeno. Es una apuesta que rompe los esquemas de la mayoría de los consumidores. Nos mostramos recelosos de un sistema que nos recuerda al que hemos estado atados durante más de un siglo.


 El problema que se nos plantea es el consumo. ¿Nos servirá un coche eléctrico?, ¿Habrá un modelo para nuestras necesidades?, pero ¿Y la autonomía?, ¿Nos dejará tirados en mitad de la nada?
 


Aunque ahora mismo es poco frecuente la existencia de vehículos eléctricos en nuestro día a día, a lo largo de este año y en años venideros veremos como los fabricantes van a ir sacando más modelos en diferentes categorías y tamaños. Desde pequeños utilitarios de tres puertas pensados para la ciudad, hasta furgonetas para profesionales, pasando por berlinas más o menos grandes. Y por supuesto también motos eléctricas, claro.
 
 
Pero volviendo al tema de la autonomía que es lo que “realmente” nos preocupa, es cierto que los eléctricos están limitados en este aspecto durante estos primeros años desde su comercialización. La autonomía media es de unos 160 kilómetros por cada recarga completa. Si lo comparamos con un diésel que llegan, con una conducción normal, a los 800 kilómetros sin problemas, la diferencia es muy grande.
 


PENSANDO EN SOLUCIONES


Alguno de los fabricantes ya se le había ocurrido alguna solución antes de sacar a la venta los vehículos eléctricos. Además de las recargas rápidas con las que se consigue una autonomía de 50 kilómetros más en tan solo diez minutos o incluso el oder recargar la batería hasta un 80 por ciento en apenas media hora, algunas marcas que han innovado en un nuevo sistema de cambio rápido de batería, como es el caso del “Quickdrop” de Renault. La batería en  ste caso va colocada en el coche de modo que pueda retirarse con facilidad y sustituirse por otra totalmente cargada gracias a un sistema totalmente automatizado.

 


    
 


El nuevo método de cambio de nuestra batería descargada por la nueva se haría en las nuevas gasolineras, las “electrolineras” o las “Better Place”. Sólo tendríamos que entrar con nuestro coche y la batería descargada y salir con una batería totalmente cargada con otros 160 kilómetros de autonomía.
 

                                     


En este sistema de cambio de batería, el propietario, en lugar de comprar la batería junto con el coche, lo que hará es pagar una cuota mensual, la cual variará dependiendo del número de kilómetros anuales que realice con el coche, y mantendrá el sistema de renovación, uso y mantenimiento de la misma.
 
 
DAMOS LA BIENVENIDA AL HIDRÓGENO, PERO HASTA 2015 ¡NADA!


 
Los principales promotores de los coches de hidrógeno, el elemento más abundante de la tierra, algo más que suficiente para los fabricantes para apoyar con grandes inversiones el desarrollo de esta nueva tecnología que tiene prevista su llegada para 2015.


Hyundai es uno de los fabricantes que más apoyan a esta nueva industria y en concreto a la nueva pila de combustible, que además ha anunciado que serán los primeros en poner su modelo a la venta, el iX35, al parecer incluso para antes de la fecha oficial, en este mismo año.
 

Los demás fabricantes todavía se reservan un poco, quizás por miedo al consumidor, a la hora de fabricar coches que funcionen únicamente con hidrógeno. Marcas como Toyota y Honda se mantienen un poco al margen creando nuevos vehículos híbridos que combinan una mezcla del motor convencional de gasolina con las baterías eléctricas. Con ello reúnen un combinado que solvente en cierta medida ambos errores que mantienen los cien por cien eléctricos, la escasa autonomía y la forma de carga o reposición por una batería nueva.

 

Pero no todo van a ser ventajas, una de las principales desventajas de estos híbridos es el espacio que necesitan para albergar las dos tecnologías combinadas. En la parte delantera, como en cualquier vehículo, mantiene el motor de gasolina, mientras que en la parte trasera, en el maletero, lo ocupa, en muchos casos en más del cincuenta por ciento del espacio, por las baterías recargables. Algo que reduce mucho la capacidad de carga en el vehículo.

 
La alternativa que propone el hidrógeno no es crear un producto que compita directamente con los coches eléctricos de baterías, sino desarrollar un producto capaz de ofrecer una alternativa a los vehículos pesados y medianos, mientras que las baterías servirán para propulsar vehículos más compactos.
 

 
ALGUNAS CURIOSIDADES
 

 El automóvil eléctrico de Sanyio impone un record de 555,6 kilómetros recorridos.


 Mercedes, Ford y Nissan, por un lado, y Toyota y BMW, por otro, se alían en la búsqueda del dorado con el hidrógeno.


 Un vehículo de hidrógeno puede contener en su deposito unos cuatro kilogramos de este elemento.


 Estados unidos desarrolla de manera exponencial la industria del hidrógeno.


 El precio de cada kilogramo de hidrógeno en España es de doce euros. Ocho euros en Alemania y euro y medio en Estados Unidos.