‘ADE Financia 2015’ moviliza 75 millones para pymes y autónomos con hasta un 2,5% de bonificación

Entidades financieras que se acogen al programa ADE Financia.

Desde su puesta en marcha, en el año 2000, este programa de  la Junta de Castilla y León ha aportado recursos por valor de casi 70 millones que han generado una inversión superior a 1.200 millones de euros y han supuesto la creación de más de 10.000 empleos y de más de 3.000 nuevas empresas.

La Consejería de Economía y Empleo, a través de la Agencia de Innovación Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE), ha lanzado, en colaboración con Iberaval y 17 entidades financieras, el programa ‘ADE Financia 2015’, una  iniciativa consolidada que cumple este año su decimosexta edición, y que habilitará préstamos bonificados para las pymes, autónomos y emprendedores por valor de 75 millones de euros.

 

El convenio establece las cláusulas de una financiación privilegiada en plazos y condiciones tanto para inversiones y gastos como para capital circulante, con bonificaciones máximas de 2,5 puntos porcentuales. El programa ‘ADE Financia’ tiene como objetivo dinamizar la actividad empresarial en Castilla y León dando respuesta a las necesidades existentes en la economía real, poniendo especial énfasis en Pymes, emprendedores, autónomos y proyectos en entornos rurales, de ahorro energético y de comercio.

 

La apuesta de ‘ADE Financia’ es dar soluciones a las empresas para que dispongan, desde el momento en que deciden ejecutar sus proyectos, de la tesorería necesaria para llevarlos a cabo, o de fondos para acometer inversiones. Las operaciones se plantean en unas condiciones de tipo de interés y plazo muy beneficiosas respecto a las condiciones de mercado.

 

PRÉSTAMOS AVALADOS

 

El programa prevé la concesión de préstamos avalados con un importe que oscila entre los 6.000 y los 600.000 euros, hasta el 100% del proyecto de inversión total, y un plazo de amortización de hasta 15 años, dependiendo de la línea. Además, estos préstamos tienen costes financieros reducidos gracias a las bonificaciones que concede la ADE.

 

El programa de financiación se dirige a todo tipo de empresas, autónomos y emprendedores que tengan su domicilio o realicen actividad en Castilla y León, y está destinado a la mayoría de los sectores, en particular los considerados estratégicos por su importante incidencia en la economía. Su puesta en marcha lleva consigo una estrecha colaboración con las entidades financieras que operan en la Comunidad y que van a favorecer su difusión y conocimiento.

 

LÍNEAS DE FINANCIACIÓN

 

Se ponen en marcha distintas líneas de financiación que se acomodan a las principales necesidades de las empresas y emprendedores. Entre ellas se encuentra, en primer lugar, la de inversión y expansión de empresas (capital circulante) que tiene actuaciones específicas de inversión y expansión de empresas y circulante, bonificadas al 1,25%, con una cuantía máxima de 600.000 euros y un plazo de devolución máximo de 15 años.

 

En segundo lugar, se ha diseñado un producto definido como microcréditos a Emprendedores: los nuevos autónomos o nuevas sociedades que no hayan realizado la misma actividad empresarial antes del 1 de enero de 2014 y cuenten con un proyecto viable, pueden obtener préstamos avalados por Iberaval a largo plazo (hasta 72 meses) y reducidos costes de financiación para las inversiones de hasta 50.000 euros referidas al inicio de actividad o a gastos de circulante, con una bonificación del 2,5 por ciento.

 

En tercer lugar, se establecen medidas financieras especialmente destinadas al medio rural: los proyectos que se inicien o consoliden en municipios de menos de 20.000 habitantes podrán optar a préstamos similares a los anteriores, pero por importe máximo de 150.000 euros por proyecto, también con una bonificación igual a la de la línea anterior, a devolver en un máximo de diez años. Para la financiación de inversiones empresariales y necesidades de capital circulante de jóvenes emprendedores, la cuantía tope será de 50.000 euros, a devolver en un máximo de ocho años, con una bonificación también de 2,5 puntos.

 

La cuarta medida se centra en el apoyo financiero al comercio. Este sector podrá financiar hasta 100.000 euros sus proyectos de inversión y sus necesidades de capital circulante, también con la misma bonificación. En este ámbito el tope fijado para la amortización se fija en 84 meses.

 

La sucesión de empresas centra las medias financieras de la quinta línea y se orienta a la adquisición de empresas que quieran iniciar su actividad con compañías ya establecidas que se vean abocadas a cerrar por jubilación o por cualquier otra circunstancia. El techo fijado para estos préstamos asciende a 300.000 euros, con una amortización máxima de 7 años, también con la bonificación del 2,5%.

 

En sexto lugar, se apoya el ahorro y la eficiencia energética y el aprovechamiento de recursos energéticos renovables. Esta novedosa línea está encaminada a apoyar la adquisición de equipamientos o instalaciones y para fondear los gastos necesarios para la puesta en marcha de proyectos en los que esté presente la creación, transformación o difusión de energía. Se podrán obtener préstamos de hasta 600.000 euros, a devolver en hasta 15 años, con bonificación de hasta el 2,5 por ciento.

 

Por último, se añade la financiación por catástrofes naturales y siniestros, cuyo objetivo es respaldar a autónomos o empresas con necesidades de circulante o fondos para inversión cuyos centros de trabajo se hayan visto afectados por catástrofes naturales u otros siniestros y siempre que su volumen de negocio se haya visto rebajado. El importe máximo a financiar será de 150.000 euros, en un máximo de siete años, con una bonificación del 2,5 por ciento. Esta línea nació en enero, como respuesta a las riadas en la zona norte de la provincia de Burgos.