Acuerdo en la Sociedad Valladolid Alta Velocidad para renegociar la deuda del soterramiento

La reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad tuvo lugar este jueves. TRIBUNA

La Junta será la encargada de negociar con los bancos por los intereses de la Sociedad y por el pago de los 125 millones que debieron abonarse el 1 de enero, ahora con plazo 30 de marzo.

Lo que hace unos días era negro, negrísimo, ahora es gris. Las caras largas que podían verse hace apenas diez días tras la reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad –compuesta por Ayuntamiento de Valladolid, Junta de Castilla y León y Renfe y Adif, representadas por el Ministerio de Fomento- para tratar diversos temas relacionados con el soterramiento, este jueves eran de alegría y satisfacción. Este muerto no está vivo todavía, toda vez que la fecha del 30 de marzo para que la Sociedad pague 125 millones a los bancos sigue en el horizonte, pero al menos ya hay acuerdo entre los socios para remar en la misma dirección.

 

Y las conclusiones son varias. La primera, que al fin las tres instituciones se dan la mano para afrontar el pago. La segunda, que será la Junta quien se encargará de tomar el mando a la hora de hablar con estos, ya que se mantiene la cruda realidad de que a 30 de marzo no se podrá afrontar ese desembolso. Y tercero, que se creará un plan de viabilidad que revise el convenio firmado cuando se creó la Sociedad, hace ya más de diez años, para que haya más "comodidad" para todos. Además, también ha habido acuerdo para agilizar, por fin, el traslado de los antiguos talleres de Renfe en Farnesio a San Isidro.

 

“A partir de mañana mismo comenzarán los contactos con los bancos, hay que transmitirles el compromiso de la sociedad de ir adelante y que todos los trabajos y acciones se van a poner inmediatamente en marcha”, explicó Julio Gómez-Pomar, secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, en representación del Ministerio, tras la reunión. Las fechas se acortan y los bancos deben ver alguna garantía, o la cosa se podría poner aún mas fea.

 

Así, la idea es tratar con los bancos que hicieron este préstamo a la Sociedad la posibilidad de renegociar los plazos de devolución y los intereses, además de poner sobre la mesa la posibilidad de obtener un periodo de carencia. Por ahora todo conjeturas, por desgracia para Valladolid.

 

Por otro lado, se elaborará el mencionado plan de viabilidad que revise el convenio de constitución de la sociedad en 2002, hace más de diez años, con el objetivo de que se redimensionen los ingresos y los gastos de los socios, "para que todos se encuentren cómodos y se encuentren en las condiciones que tienen que estar en la sociedad", ha asegurado Gómez-Pomar. Efectivamente, al menos ya hay consenso.

 

TALLERES DE RENFE

 

El otro punto en cuestión que se trató en la reunión de este jueves es el del traslado de los talleres de Renfe, que precisamente han obtenido la licencia del Ayuntamiento este jueves, y es que los sindicatos ya han amenazado con huelgas si no se hacen inmediatamente. La mala noticia en este sentido es que no hay fecha concreta todavía, por lo que estas protestan no pueden descartarse todavía.

 

Gómez-Pomar se ha referido a "explorar la vía más razonable", quizá a través de un convenio, para que los terrenos de San Isidro sean cuanto antes propiedad de Renfe y se puedan, por fin, usar. "Aunque la Sociedad mantenga la propiedad de los mismos, Renfe podría empezar a trabajar y dar una solución a los deseos que todos tenemos, para acometer los procesos de revisión de trenes de alta velocidad”.

 

Y es que faltan varios pasos por dar para que los talleres puedan estar a pleno rendimiento. Maquinaria, formación de personal... varios detalles insalvables, aunque se espera que se puedan realizar en estos próximos meses. Resumiendo, el soterramiento no está muerto, pero tampoco está vivo. Simplemente está a la espera de ver lo que pasa.

Noticias relacionadas