Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Absuelta la camarera de 'El Confidencial' de Valladolid que fue detenida con droga en el sujetador

La Audiencia de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso de una camarera del bar 'El Confidencial', cuya identidad responde a las iniciales E.S.F, de 30 años, que fue juzgada bajo la acusación de dedicarse al tráfico de sustancias desde dicho establecimiento, sito en la calle Doctor Cazalla.

Frente a la petición de seis años de cárcel del fiscal, la Sección Cuarta de lo Penal ha justificado su fallo absolutorio en que ninguno de los agentes de la Policía Nacional llegó a presenciar un pase de droga por parte de la investigada y que incluso los clientes del bar a quienes se ocuparon distintas sustancias no llegaron a identificar a E.S.F. como suministradora de las mismas, a lo que añade la ausencia de utensilios en posesión de la camarera para la distribución de la mercancía, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

La ahora absuelta, que en el juicio alegó que la sustancia ocupada era para su propio consumo, fue detenida el 21 de abril de 2012 en el marco de las investigaciones llevadas a cabo por la Policía Nacional tras tener conocimiento de que en 'El Confidencial' se traficaba con droga.

 

A fin de comprobar la veracidad de los 'chivatazos' recibidos, la policía estableció un servicio de vigilancia en el que, según se recogía en el escrito de acusación del fiscal, los agentes levantaron tres actas de denuncia en el interior a clientes a cada uno de los cuales intervinieron una bolsita de plástico con 1,28, 0,20 y 0,94 gramos de cocaína y speed (anfetamina).

 

Ante ello, los funcionarios efectuaron un cacheo a la camarera y le ocuparon seis envoltorios similares a los intervenidos a los anteriores, en concreto de 2,32, 0,64 y 2,80 gramos netos de anfetamina, 0,40 de cocaína y 0,15 de MDMA que tenía escondidos en el interior del sujetador, mientras que en un bolso suyo detrás de la barra fueron encontrados tres trozos de papel con anotaciones, una bolsita de plástico con recortes, unas tijeras y un billete de 50 euros.

 

La totalidad de la droga ocupada tenía un peso neto de 6,15 gramos y una riqueza del 3,84 por ciento que en el mercado ilícito habría alcanzado un precio de 268 euros.