Abre la A-67 pero siguen interrumpidos los trenes a Reinosa y 4.000 alumnos no pueden ir a clase

El tramo de la Autovía de la Meseta (A-67) entre Arenas de Iguña y Reinosa que permanecía cerrado a causa del temporal ha reabierto en la tarde de ayer, aunque sólo para la circulación de turismos y por un carril en cada sentido, uno hacia Santander y otro en dirección Palencia. A esta hora, nivel rojo en la zona cántabra.

En función de como evolucione la situación se valorará la posibilidad de abrir la A-67 a la circulación de camiones y otro tipo de vehículos.

 

Por su parte, el Servicio de Cercanías de Renfe entre Bárcena y Reinosa se encuentra interrumpido desde las 14.15 horas del viernes a causa de la nieve.

 

Además, desde las 8.45 horas de este viernes se encuentra también suspendido el tráfico ferroviario tanto para trenes de viajeros como de mercancías en el tramo entre Alar del Rey (Palencia) y Reinosa (Cantabria), de la línea de ancho convencional Palencia-Santander, ante las adversas condiciones climatológicas.

 

A lo largo de la jornada de ayer, el centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha coordinado, desde las 06.00 horas hasta las 18.00 horas, total de 94 intervenciones, derivadas de las 230 llamadas recibidas en relación con el temporal que azota la región.

 

Del total de incidencias por adversos, todas han sido provocadas por la nieve, y la mayoría se han producido a causa de acumulaciones en la calzada, y en tejados y aleros de viviendas.

 

Entre las incidencias más destacadas está el derrumbe de la cubierta de una estabulación agraria, que ha sucumbido al peso de la nieve, en Fresno del Río (Campoo de Enmedio). La nave está situada junto a una vivienda, que no se ha visto afectada. Tampoco ha habido que lamentar heridos.

 

Cerca de 4.000 escolares cántabros no han podido asistir a clase, ya que el temporal ha obligado a cerrar una quincena de centros públicos. Además, en otra media docena de colegios e institutos la actividad lectiva ha sido "mínima" por dificultades del transporte escolar.

 

A última hora de la tarde de ayer todavía permanecían cortados al tráfico quince tramos de puertos y carreteras de la región, todos ellos en la red secundaria, según información del Gobierno de Cantabria.

 

En concreto, no se puede circular en la CA-265 en Collado de Asón, entre Arredondo y La Gándara; en la CA-183, entre Reinosa y Brañavieja, en Alto Campoo; en el puerto de La Sía, en la CA-665; en el de La Matanela, en la CA-633; en el de Palombera (CA-280); en el de Estacas de Trueba (CA-631), y en el de Lunada (CA-643).

 

Igualmente es imposible la circulación en la CA-184 de Potes a Piedrasluengas; en la CA-284 en el Alto del Bardal, entre Matamorosa y Mataporquera; y en los tramos de la CA-741 Los Carabeos-Montesclaros y de la CA-744 Hormiguera-Reocín de los Molinos, así como en los puertos de Alisas (CA-261), La Braguía (CA262) y Alto del Caracol (CA-264), además de en el acceso a La Alcomba, en la CA-658.

 

Además, hay siete puntos de la Red Secundaria de Carreteras donde se precisa el uso de cadenas o neumáticos de invierno o en los que no se permite el paso de camiones o autobuses, y una decena por los que hay que transitar con precaución.