Abierto expediente por la aparición de gusanos en comida escolar a Serunión, aunque no rescindirá su contrato

Mateos durante la rueda de prensa

La auditora externa detecta incorrecciones en el almacenamiento y control de la materia prima y la Junta intensificará los controles a los comedores.

La Junta de Castilla y León ha descartado que se vayan a rescindir los contratos que mantiene con la empresa Serunión para la gestión de los comedores escolares en la Comunidad ante los casos de aparición de larvas de gusano en la sopa de cinco centros de León y uno de Segovia, pero le ha abierto dos expedientes de procedimiento de declaración de responsabilidad por un presunto incumplimiento, lo cual podría acarrear una sanción máxima de 24.040 euros, 12.020 por expediente.


Así lo ha confirmado el secretario general de la Consejería de Educación, Juan Casado, quien ha apuntado que se trata de algo "perfectamente tasado" en los pliegos de condiciones de los contratos de adjudicación y ha recordado que este "incidente" no ha provocado ninguna alerta sanitaria.

Dichos expedientes, que tienen un periodo de tramitación de entre uno y tres meses, se resolverán "con urgencia", por lo que la decisión se tendrá en el plazo de un mes "pero nunca antes" según ha subrayado Casado, quien ha acompañado al consejero, Juan José Mateos, el cual ha ofrecido una rueda de prensa para ofrecer los datos obtenidos en las tres líneas de investigación abiertas, tanto a nivel externo como por la propia Administración y por la empresa afectada.

Según han señalado los responsables de la auditora externa, Aquimisa, se han detectado incorrecciones tanto en el almacenamiento como en el control de la materia prima, foco de la aparición de las larvas, al tiempo que han concretado que "no se ha podido verificar que existieran estos controles", si bien ha asegurado que las cocinas donde se elaboran estos menús, ubicadas en Málaga, tienen un aspecto "impecable".

Por su parte, el consejero ha señalado que en este procedimiento "no se pueden tomar medidas cautelares" de acuerdo con los cauces establecidos y ha lamentado el incidente, pero ha reiterado que "en ningún momento ha existido riesgo para la salud de los escolares", al tiempo que ha mandado un mensaje de tranquilidad a los padres y ha garantizado la calidad de los menús servidos en estos comedores.

En cualquier caso, Juan José Mateos ha anunciado una serie de medidas tras esta "crisis de los comedores" que contempla intensificar los controles sanitarios, nutricionales y dietéticos, así como una vigilancia de carácter externo para mejorar la calidad de los menús escolares en Castilla y León y una campaña de información enfocada a las familias.
 

 

Noticias relacionadas