A prisión tres de los detenidos por la brutal agresión a un policía local en Puerto Serrano

La autoridad judicial ha ordenado este martes el ingreso en prisión de tres de los cuatro detenidos --todos ellos miembros de un clan familiar con numerosos antecedentes delictivos-- por los incidentes ocurridos este fin de semana en Puerto Serrano (Cádiz), incluyendo la brutal agresión a un policía local.
ARCOS DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 20 (EUROPA PRESS)



Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, que detallan que están acusados de los presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones, atentado contra agente de la autoridad, daños y conducción temeraria.

Igualmente, recuerdan que el cuarto detenido es un menor de 14 que, tras pasar a disposición de la Fiscalía de Menores el pasado domingo, quedó bajo la tutela de un familiar.

LOS HECHOS

Los hechos tuvieron lugar este sábado, cuando la Policía Local de Puerto Serrano detuvo a uno de los integrantes de este clan por un delito contra la seguridad del tráfico y resistencia de la autoridad. Momentos después, dos hermanos del detenido y un sobrino de 14 años asaltaron las dependencias policiales para liberarlo.

Para ello, los reseñados fracturaron el cristal de entrada de la Jefatura de Policía y agredieron a uno de los policías con un cristal de unos 20 centímetros, resultando herido de gravedad.

Perseguidos por Guardia Civil y Policía Local, estos huyeron en coche hasta su domicilio familiar, en el que quedaron atrincherados arrojando adoquines, piedras y otros objetos contundentes contra los agentes. Asimismo, esgrimían cuchillos de grandes dimensiones al grito de que "morirían matando".

Dado el carácter violento y los antecedentes de los fugados, se desplazó hasta el municipio gaditano un equipo especial del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Sevilla, altamente experimentado en asaltos y detenciones de riesgo. ENTRADA EN EL DOMICILIO

Tras intentar que los atrincherados depusieran su actitud y se entregaran de forma pacífica, sólo consiguieron que accedieran a entregar al menor de edad. Fue sobre las 4,15 horas cuando el GDR se hizo cargo de la entrada al domicilio, teniendo que romper las puertas de acceso y emplear material antidisturbios para alejar de la azotea a los ahora detenidos, que continuaban arrojando todo tipo de objetos.

En la intervención, los agentes tuvieron que hacer frente incluso a un perro de raza Pit Bull que los detenidos les azuzaron, deteniendo a otro de los miembros del clan en un domicilio anexo.

Todos ellos fueron trasladados a las dependencias de la Guardia Civil de Arcos para la instrucción de las diligencias, pasando a disposición judicial este martes en los juzgados de dicha localidad.