A la fuga borracho desde Arroyo hasta Villán de Tordesillas en Valladolid perseguido por la Guardia Civil

TRIBUNA

La persecución comenzó con la Policía Local de Arroyo y terminó con la Guardia Civil en Villán de Tordesillas, después de que el joven se saltara semáforos y condujera en dirección contraria.

Loca carrera de la Guardia Civil en la madrugada del viernes al sábado en Valladolid, todo con el objetivo de detener a un joven de 22 años que se dio a la fuga desde Arroyo de la Encomienda, donde comenzó persiguiéndole una patrulla local, hasta el municipio de Villán de Tordesillas, donde finalmente fue detenido y dio positivo por alcoholemia por 0'65 tras saltarse semáforos y conducir en dirección contraria.

 

El suceso lo ha desvelado El Norte de Castilla este mismo domingo, en lo que fue una auténtica persecución de película. Todo comenzó pasada la medianoche cuando un vecino de Arroyo avisó de que un vehículo llevaba una extraña actitud que hacía pensar que pudiera estar borracho, algo que pareció confirmarse cuando la autoridad le dio el alto y este decidió tomar las de Villadiego.

 

Fue entonces cuando comenzó la caza y captura hasta Villán de Tordesillas, a casi 20 kilómetros de distancia, saltándose semáforos y señales, circulando en dirección contraria y llegando incluso a invadir en repetidas ocasiones el carril en sentido contrario. Digno de las mejores películas de Hollywood.

 

Así fue cómo este joven pasó por Ciguñuela y Castrodeza, mientras los policías de Arroyo avisaban a la Guardia Civil, que terminó por darle caza en la mencionada localidad de Villán de Tordesillas. Finalmente la Guardia Civil terminó por capturarle y se le pudo detener por varios delitos, entre los que se encontraba la conducción temeraria o, por supuesto, el positivo por alcoholemia.